El abogado de Javier Duarte, Marco Antonio del Toro, señaló en entrevista que la imputación con la que se vinculó a su cliente es “muy, muy flaquita”.

El litigante afirmó que la imputación por lavado de dinero no está sustentada en estados de cuenta, ni se acreditó qué recursos públicos hayan sido desviados.

Lo único que se acredita es que se adquirieron una serie de inmuebles por terceras personas de mi defendido, que no tienen ningún nexo causal respecto de recursos públicos del gobierno de Veracruz

Además, el abogado defensor comentó que de los 82 datos de prueba que se presentaron, dos se tratan de testigos clave y los otros 80 “son humo”.

Al ser cuestionado sobre el exgobernador de Veracruz, aseguró que se encuentra tranquilo, pues desde que se allanó a la extradición, “sabía que venía a este procedimiento y está muy activo, como pudieron darse cuenta en la primera audiencia”.

Fuente: Político.mx

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.