El abogado Joaquín Xamán McGregor informó que sus clientes, cuyas identidades están protegidas, fueron utilizados por Manuel Barreriro Castañeda para triangular dinero, por distintos países y paraísos fiscales, para adquirir una nave industrial de la empresa Juniserra, propiedad de Ricardo Anaya y su familia.

Joaquín Xamán McGregor relató que sus clientes fueron contratados por Barreiro, empresario del ramo inmobiliario, para adquirir este inmueble, pero la condición era que no se conociera de dónde provenía el dinero de esta transacción.

“Barreiro señaló a mis clientes que de esta operación tenía conocimiento el propio Ricardo Anaya.”

“Para ocultar el origen del dinero, así como a su beneficiario final, Manuel Barreiro encargó a mis clientes constituir un esquema en el que se utilizaran empresas fantasma o fachada, constituidas algunas de ellas por prestanombres o testaferros, de toda la confianza del señor Manuel Barreiro y a través de las cuales se hicieran transferencias y triangulaciones económicas en distintas partes del mundo y de esta forma se perdiera el rastro del dinero, estratagema que culminaría con la recepción de los 54 millones de pesos por la empresa propiedad de Ricardo Anaya”, detalló Joaquín Xamán.

Para esto, sus clientes constituyeron personas jurídicas colectivas, triangularon el dinero en los sistemas financieros de México, Canadá, Suiza y Gibraltar, que es un territorio británico y paraíso fiscal, y Turcas y Caicos, islas ubicadas en el Caribe.

“En algunos de estos países se crearon empresas nuevas y en algunos otros se usaron empresas ya constituidas. Manuel Barreiro les explicó a mis clientes que la operación se llevó a cabo por un monto aproximado por 54 millones de pesos. El inmueble a comprar sería el lote marcado con el número 82 ubicado en la carretera estatal 431, kilómetro 2+200 Hacienda La Machorra, denominado El Marqués”, informó.

El abogado dijo que este lote fue adquirido por la empresa Juniserra de Anaya y su familia en 10 millones de pesos, es decir, “la empresa de Ricardo Anaya compró el lote a una empresa de Barreriro y dos años más tarde se la vendió, ahora como nave industrial, en 54 millones de pesos”.

“El esquema utilizado para esconder el origen de los recursos fue el siguiente: el dinero proveniente de empresas de Manuel Barreiro se trianguló por varios países y paraísos fiscales para llegar a una sociedad llamada Tesorem, propiedad de mis clientes. De Tesorem salieron los 54 millones de pesos hacia una empresa de México llamada Manhathan Master Plan Development, que fue la que formalmente compró el lote a Juniserra, y le pagó los 54 millones de pesos ya mencionados”, dijo el abogado.

Agregó que Manhathan Master Plan Development “es una empresa fantasma; sus propietarios originales eran dos empleados de Manuel Barreiro. Al percatarse de que resultaría inverosímil que dos empleados de escasos recursos compraran una nave industrial de 54 millones de pesos, tiempo después de suplantar los documentos constitutivos de Manhathan Master Plan Development, se puso como propietario a Juan Carlos Reyes García, hermano de un alto ejecutivo de la empresa de Barreiro”.

Por esto, Xamán McGregor denunció que sus clientes están siendo acosados y seguidos en sus domicilios particulares y laborales, y presumen que este hostigamiento podría provenir de las autoridades federales, del empresario queretano Manuel Barreiro Castañeda o del ahora candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya.

“Es la única manera de garantizar la integridad de mis clientes, aquí presentes, derivado de los hechos que serán mencionados”. Mis clientes comenzaron a detectar que los seguían en vehículos desconocidos y que éstos mantenían una vigilancia en torno a sus domicilios particulares y laborales, e incluso sus domicilios han sido cateados.

Fuente: Diario de Yucatán

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.