Un adolescente de Nueva Jersey se declaró culpable de participar en un complot para tratar de matar al Papa Francisco en 2015, durante una misa al aire libre en Filadelfia, según fiscales federales.

Santos Colón, de 17 años, admitió el lunes en una corte federal de Camden, en el estado de Nueva Jersey, que intentó conspirar con un francotirador para dispararle al Papa durante su visita a Filadelfia y detonar artefactos explosivos en las áreas circundantes.

Colón se contactó con alguien que pensó podría ser el francotirador entre el 30 de junio y el 14 de agosto de 2015, pero la persona era en realidad un empleado encubierto del FBI, según los fiscales. El ataque no ocurrió y los agentes del FBI arrestaron a Colón en 2015.

“Colón participó en el reconocimiento de objetivos con una fuente confidencial del FBI e instruyó a la fuente para que comprara materiales para fabricar artefactos explosivos”, dijeron los fiscales el lunes. Algunos medios de comunicación habían informado de que las
acciones de Colón formaban parte de un complot inspirado en el Estado Islámico (EI).

Supervisor para casos de abusos

Por otro lado, el papa Francisco nombró ayer a un nuevo funcionario para supervisar la oficina del Vaticano que procesa casos de abuso sexual por clérigos, en medio de crecientes críticas por el retraso de los casos y el manejo del problema por el pontífice.

La promoción de monseñor John Kennedy a jefe de la sección disciplinaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe fue el segundo nombramiento en días recientes relacionado con abusos sexuales. Francisco nombró el sábado al reverendo Hans Zollner, uno de los principales expertos de la Iglesia católica en el combate al abuso y en la protección de niños, como asesor de la oficina del Vaticano para el clero.

A su vez, el líder de la Iglesia católica autorizó el permiso para celebrar matrimonios a los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X, los llamados “lefebvrianos”, que no reconocen las novedades introducidas en el Concilio Vaticano II, por lo que están fuera de la Iglesia desde 1988.

La oficina de prensa del Vaticano publicó la carta de la Pontifica Comisión Ecclesia Dei a las respectivas Conferencias episcopales en las que les comunicaba esta
decisión aprobada por el Papa, en un nuevo gesto “para conseguir la plena comunión” con los “lefebvrianos”.

Fuente: Excélsior.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.