Desde que empezó la pandemia por la Covid-19, surgieron cientos de remedios para prevenir o curar el tan temido virus. Si son o no eficaces, nos pone en un estado de vulnerabilidad extrema al no saber cuál consejo seguir. Lo cierto es que debemos acatar lo que digan los que más saben del tema, a aquellos que les ha tocado vivir de cerca con personas infectadas, a ellos, los que un buen día se convirtieron en héroes en esta difícil etapa que estamos viviendo, los doctores.

Son los doctores y sólo ellos, quienes tienen la información de primera mano, pues han visto de cerca el comportamiento del virus, un virus cambiante, impredecible, a veces leve para unos y letal para otros. Son ellos quienes día a día, arriesgan su vida, por aquellos quienes cayeron en las garras del virus. No solo tienen el temor de infectarse, sino de infectar a sus propias familias.

Si bien, el ser médico es una vocación, siempre ha sido poco reconocida. Es en estos terribles tiempos de pandemia cuando valoramos la valentía con la que se enfrentan a este desconcertante bicho.

Ayudemos a los galenos y al personal de salud, cuidándonos mucho, ya nos han indicado como hacerlo; usar cubrebocas, lavarnos las manos, mantener la distancia necesaria, no tocarnos la cara y no salir de casa si no hay necesidad. Estoy seguro que ellos darían lo que fuera por quedarse en casa. Pongámonos en sus zapatos y colaboremos con ellos.

Como mexicano, les agradezco todo el esfuerzo que han hecho desde ya casi un año, hubo muchos que perdieron la batalla y se fueron luchando hasta el final. Todo mi reconocimiento y admiración a cada uno de ustedes.

Gracias, doctores.

Gracias, a todo el personal de salud.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.