La Cámara de Diputados arrancó la tarde de ayer en el proceso de desafuero del diputado federal hidalguense de Morena, Cipriano Charrez, acusado de ser el responsable de la muerte de un taxista en un accidente de tránsito.

La Junta de Coordinación Política inició formalmente el proceso, al designar a los cuatro integrantes de la llamada Sección Instructora -instancia encargada de citar a los denunciantes y denunciados para los alegatos correspondientes, la presentación de pruebas y elaborar el dictamen final-.

Por acuerdo de los líderes de las ocho bancadas partidistas representadas en San Lázaro, se designó a la diputada de Morena Martha Ramírez Lucero como presidenta de la Sección Instructora, y como secretarios a los diputados Alejandro Carbajal, también de Morena; a Raúl Gracia, del PAN; y a Luis Carlos Villarreal, de Movimiento Ciudadano.

El dictamen que elabore, discuta, vote y apruebe la Sección Instructora deberá pasar también al pleno para su discusión y votación.

En los casos más recientes de los exdiputados priistas de los que se solicitó su desafuero -Antonio Tarek, Alberto Silva, de Veracruz; y Bárbara Botello, de Guanajuato- éstos no procedieron porque se registró un empate entre los dos diputados representantes del entonces grupo mayoritario del PRI contra el del PAN y PRD, por lo que los casos quedaron archivados.

Debido a que ahora la bancada mayoritaria de Morena también tiene dos contra dos de oposición, el caso Charrez igual podría empantanarse y desecharse.

La propuesta de los cuatro nuevos integrantes de la Sección Instructora que aprobó la Junta de Coordinación Política se aprobará este martes en el Pleno de los 500 legisladores.

FUENTE: ELFINANCIERO.MX

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.