Después de las elecciones del 2017, todos los partidos se preparan a postular candidatos a presidente de México y ganar la elección del 2018, en esta ocasión analizaremos dos partidos para luego continuar con el escenario de los partidos restantes. También en ocho estados de la república se renovarán gubernaturas y en la ciudad de México al jefe de gobierno, haciendo un total de nueve poderes ejecutivos locales, actualmente gobernados por diferentes partidos: Chiapas PVE; Ciudad de México PRD, Guanajuato PAN, Jalisco PRI, Morelos PRD, Puebla PAN, Tabasco PRD, Veracruz PAN y Yucatán PRI, cuyas elecciones sin duda influirán en la elección presidencial.

El caso del PAN, debe recomponer su estructura y valorar la viabilidad de una alianza con el PRD para ganar en las elecciones presidenciales del 2018. Manlio Fabio Beltrones experimentado político priísta, comentó; que el escenario nacional no da para que una de las cuatro fuerzas políticas de México gane sola sin coalición, pero, en caso de ganar, del 40% de electores que tradicionalmente participan, en caso de ganar llegaría solo con poco más del 10% de los electores, lo que significaría que llegaría a gobernar con solo poco más de ese 10% de votos y ello daría un gobierno débil, poco legítimo y con menor margen de gobernabilidad.

Los más mencionados aspirantes a la candidatura del PAN: en orden de sus posibilidades reales, considerando que acción nacional, debe postular como candidato, no solo, a quien cuente con un alto número de simpatizantes, sino, a quien tenga menos opiniones negativas o aspectos vulnerables en su contra son. Ricardo Anaya actual presidente del PAN, con un solo pretexto de ataque por fuego amigo, que ha sido tener a su familia fuera del país estudiando y protegida, pero que por otro lado, ha sido un hábil tribuno que a pesar de su juventud, ha ganado debates, dejando mal parados a líderes de otros partidos. Margarita Zavala esposa del expresidente Felipe Calderón, cuestionada no por ella, sino por la gestión de su esposo y acusada, sin culpa quizá, de los asesinatos durante el gobierno de Calderón, culpable solamente porque siendo militante distinguida del PAN, nunca se opuso a la unción de Cecilia Romero Castillo en un cargo privilegiado en su partido el PAN y después a la postulación, de la misma Romero a candidata a diputada, obteniendo inmunidad y evadiendo así la responsabilidad durante el tiempo que estuvo al frente del Instituto Nacional de Migración, en cuyo periodo de Cecilia Romero, se masacraron a 72 inmigrantes en San Fernando en el Estado de Tamaulipas. Otro aspirante ya en campaña es Rafael Moreno Valle Rosas, quien no terminó su mandato para lanzarse a buscar la candidatura, cuestionado fuertemente por la proliferación durante su mandato, de la delincuencia organizada especializada en la ordeña de ductos de PEMEX. En el PRD, el aspirante más evidente es el Doctor Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno del Distrito Federal, ahora ciudad de México, con su gobierno debilitado, torpedeado y amenazado. Con estructuras infiltradas y socavadas por MORENA, en organismos como Procuraduría Social y la delegación más grande la Cuauhtémoc, quien en la eventualidad de una alianza con el PAN tendría que competir con los tres aspirantes panistas, lo que presagia una guerra que puede terminar con la salida de alguno o algunos aspirantes compitiendo como candidatos independientes, debilitando así a ambos partidos, escenario que consumiría las posibilidades reales de ganar la presidencia en coalición.

sadot16@hotmail.com

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.