OBSERVANDO-TE DESDE OTRO LUGAR

Mujeres en pro de la resignificación

La mejor manera de honrarte, es hacer una pausa e introspección para perdonar tu sentir, crear compasión y dejar atrás limitantes, creencias, paradigmas y patrones destructivos. Revalorizar tus raíces y resignificar tu cuerpo, agradeciendo cada parte de él.

¿Estándar de belleza? ¿“perfección” completa?….. Invasión de imágenes distorsionadas, seres transformados en su totalidad, impregnados de un prototipo irreal y lleno de “arreglos” que hacen conectar desde el “debe ser” y no desde el “ser”. Pequeñas adolescentes y mujeres, se encuentran en una disyuntiva al creer que es verídica una estampa que ya no conserva su forma original, y la ansiedad les invade por la expectativa de llegar a ese ejemplar; el flujo de emociones que llevan a la desilusión, miedo y desesperación provocan una gran distorsión de su imagen corporal y la compulsión de realizar un acto violento contra sí mismas.

Delante de un espejo  fraccionan todo su cuerpo, sin verlo como un todo, sin observar su ser, sin diferenciar lo imaginario de lo verídico, pensando que no son “adecuadas” en tiempo y forma, sintiendo que deben pertenecer a un mundo ajeno provocando una disociación de su personalidad y las ganas imperiosas de querer entrar a un “extreme make over”, con la esperanza de pertenecer a un ícono de la moda y un estereotipo de la sociedad.

La enemistad con tu cuerpo trasciende a la auto violencia por una sobredosis de angustia descontrolada, expectativas no cumplidas, metas y objetivos irreales que causan una frustración poco deseable, difundiéndose a un ciclo de “competencia” entre género.

¿Qué eres capaz de hacer para sentirte aceptado? Todas las variaciones que pueda diseñar la cirugía plástica, las dietas que pueda programar un profesional, las sustancias que puedan hacer esperar la aparición de marcas de tiempo en la cara, las terapias corporales que diluyan las cicatrices de las experiencias vividas, no van a provocar los cambios internos necesarios para aceptar todas las condiciones emocionales profundas, arraigadas y aquellas externas que has alojado todos estos años; el cambio de conciencia surge cuando se genera una metamorfosis desde el pensamiento, el sentimiento de lealtad hacia sí mismo aparece cuando se modifica la emoción, y se proyecta en forma de plenitud expandida.

Las flores están llenas de perfecta creación de la naturaleza, aromas que enganchan todos los sentidos, concebidas desde la más sublime magnificencia, colores que atraen la visión más poderosa, detalles que hacen única su existencia, formas que determinan la personalidad de cada una de ellas…. así es el ser humano…. así se define la presencia de la mujer, así eres ¡TÚ! Empoderada y  transformando tu auto concepto, modificando cada pensamiento que se arrastra desde la herencia ancestral. Sintiendo la emoción y agradecimiento de mirar la perfección interna desde ésta visión de flor, creamos pureza, amor propio y una imagen global verídica y genuina de nuestro binomio cuerpo-pensamiento.

La mejor manera de honrarte, es hacer una pausa e introspección para perdonar tu sentir, crear compasión y dejar atrás limitantes, creencias, paradigmas y patrones destructivos. Revalorizar tus raíces y resignificar tu cuerpo, agradeciendo cada parte de él.

Y tú, ¿te sientes con la capacidad de mirar tu belleza desde éste nuevo lugar?

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.