Peritos de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México detectaron que a las armas utilizadas durante el atentado contra el secretario de Seguridad Ciudadana (SSC), Omar García Harfuch, les fueron limadas y borradas las matrículas, lo que imposibilita saber dónde se compraron y cómo ingresaron al país.

Tras el ataque al funcionario, las autoridades aseguraron un lanzagranadas, 34 armas largas, 8 armas cortas, 96 cargadores, 7 granadas de fragmentación, cinco fusiles Barrett y 2 mil 805 cartuchos.

De acuerdo con Anselmo Apodaca, exdirector de Servicios Periciales de la Fiscalía General de la República (FGR), se puede saber si las armas han sido utilizadas en otros crímenes mediante una base de datos, toda vez que cada una de las armas tiene una “huella digital particular“.

En el país se utiliza esta base de datos. Este sistema de identificación balística conocido por la mayoría de las fiscalías que tienen este software todos los elementos balísticos, todas las armas de fuego que lleguen a una fiscalía son registradas porque se hace una prueba de disparo en los laboratorios y de esta forma podemos hacer una posterior confronta”, detalló.

Fuente: https://lopezdoriga.com/

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.