Al menos cinco personas murieron luego que un helicóptero se estrellara en el Rio Este cerca de Manhattan, en Nueva York, el domingo por la noche.

Según testigos cerca al lugar, dijeron que vieron un helicóptero rojo descendiendo a gran velocidad cerca del ala norte de la Isla Roosevelt, la cual se encuentra entre Manhattan y Queens, y luego se estrelló en el río poco después de las 7 p.m.

Stephen P. Davis, vocero en jefe del Departamento de la Policía de Nueva York, dijo que seis personas podrían haber ido abordo pero dicha información sobre los pasajeros y sobrevivientes era aún preliminar.

Las personas que presenciaron el accidente dijeron haber visto a los respondientes de emergencias sacar a una persona del agua, un hombre que estaba envuelto en una cobija blanca, y lo subieron a una ambulancia.

Una vocera de la Administración Federal de Aviación identificó el helicóptero como un Eurocopter AS350 de un sólo motor que puede transportar hasta seis pasajeros.

Davis, el vocero de la Policía, dijo que el helicóptero era una aeronave de cabotaje y que un bote remolcador lo llevaría muy probablemente al helipuerto en la Calle 34va. del Este.

“Parecía como si fuera a aterrizar”, dijo Jiang en una entrevista, quien presenció el accidente desde la ventana de su recámara. “No se movía tan rápido. Teníamos curiosidad sobre dónde iba a aterrizar. Luego un minuto después, se desplomó en el río.”

Según fuentes allegadas a los controles terrestres, el piloto había pedido auxilio por problemas de motor antes de caer en las frías aguas del río neoyorquino.

Las grabaciones muestran que el piloto hizo un llamado de auxilio y gritó “¡Mayday, mayday, mayday!” mientras la nave se desplomaba el domingo por la noche. Luego exclamó “se me ha apagado un motor sobre el East River” y dio como referencia un hotel, sin embargo, el operador en la base de control tuvo problemas para entender lo que decía el piloto.

El helicóptero había sido contratado de manera privada para una sesión fotográfica.

El piloto logró zafarse y fue rescatado por un remolcador. Los buzos de los cuerpos de rescate tuvieron que zafar a los pasajeros de los cinturones de seguridad mientras estaban boca abajo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.