Luis Alfonso González Pozo – Director Regional de Evercorp en Aguascalientes y Mazatlán.

Durante el proceso de implementación y evaluación del modelo de calidad es necesaria la participación ciudadana; quién mejor que el mismo ciudadano para dar fe de los resultados obtenidos y del buen actuar del gobierno, o para exigir el cumplimiento de las promesas y compromisos adquiridos desde las mismas campañas.

Ha quedado atrás ese tema que como país nos traía locos, las elecciones; existe alegría, enojo, inconformidad, sin embargo este es el gobierno que decidió la mayoría de la población y que debemos ahora ser optimistas, trabajar y participar para sacar a nuestro país adelante.

 

Como ciudadanos responsables debemos involucrarnos cada vez más en las actividades y proyectos que tienen contemplados nuestros gobernantes para el desarrollo de nuestro Municipio, Estado o País.

 

Como Gobernantes responsables debemos tener claro antes que nada que si nos encontramos en esa posición es gracias a los ciudadanos; seguramente no a todos ellos, pero sí a la mayoría que participó y decidió en las elecciones, el compromiso ahora será no solo cumplir con las promesas de campaña sino demostrar a todos los ciudadanos que es posible gobernar con calidad y entrega en beneficio de nuestra sociedad. Y es aquí donde cada vez más motivo a la ciudadanía y a los gobernantes para tener Consejos u Observatorios Ciudadanos que no solo vigile el buen actuar del gobierno, sino que participe proactivamente para tomar decisiones que ayuden al crecimiento ordenado de nuestra población.

 

El pertenecer a un Consejo u Observatorio Ciudadano antes que nada debe ser un puesto honorífico, este Consejo u Observatorio debe estar integrado por ciudadanos que su interés no sea con fines personales o  partidistas, deben ser ciudadanos con mente abierta para escuchar y entender los requerimientos de la sociedad y ser el enlace principal con las autoridades; de igual forma, debe estar abierto a conocer el Plan de Desarrollo establecido por las autoridades, cuestionarlo y monitorear el buen desempeño del mismo.

 

Bajo mi punto de vista, el Plan de Desarrollo que se genera en cada nueva etapa de gobierno debería ser un plan dinámico, que se ajuste conforme los avances, logros y requerimientos de los diferentes objetivos establecidos en cada eje. Un Plan de Desarrollo definitivo o estático podría generar estancamiento en el crecimiento o conformismo con lo establecido. Aquí la participación ciudadana, en conjunto con las autoridades se pueden eliminar acciones innecesarias o acrecentar acciones que puedan generar un mayor crecimiento o estabilidad en la sociedad, bajo criterios lógicos y con datos reales.

 

En la actualidad existen diferentes normas o modelos para evaluar los sistemas de Gobierno; ¿cuál es el mejor?, eso depende de cada Institución; no existen modelos malos, lo malo es la forma de interpretarlos y de querer implementarlos en las Instituciones, no por ser un modelo caro o con una certificación internacional significa que será la mejor opción para evaluar o controlar la forma de gobernar, hay que considerar realmente los requerimientos y necesidades de la sociedad, hay que revisar que realmente sea una herramienta que aporte al crecimiento de la Institución y no un modelo burocrático al que hay que cumplir solo por capricho de unos cuantos. Los sistemas o modelos de calidad mientras más simples y claros para su implementación mejor.

 

Como lo mencioné en el artículo anterior, implantar un sistema o modelo de evaluación supone para la Institución confianza en sí misma y en su entidad con respecto a la honradez, lealtad, buena fe, transparencia y cultura organizativa y como todo modelo o sistema de calidad el o los más altos niveles de la Institución deben demostrar su compromiso y responsabilidad para la adecuada implementación del mismo.

 

Hace algunos años decidimos llevar a cabo la implementación del Consejo de la Ciudad y desarrollar e implementar un Modelo de Calidad que llevara a las Instituciones a obtener la Certificación Ciudadana; como paso inicial llevamos a cabo un sondeo con algunas de las Secretarías para conocer su compromiso hacia la Calidad, mi pensamiento inicial era que los resultados que obtendríamos serían desastrosos y que no seríamos bien recibidos por los burócratas que laboran ahí… qué gran sorpresa me llevé en varias de esas instituciones cuando, sin avisar siquiera del motivo de mi visita, recibí realmente un trato digno y la gente se preocupaba por atender mis requerimientos, mayor era mi sorpresa cuando sin saber la intención y el fin que perseguíamos con estos resultados la gente externaba que sería muy bueno implementar algún sistema de calidad que los motivara a realizar mejor su trabajo.

 

Existe gente dentro de las instituciones con las ganas de cambiar, con las ganas de mejorar, con las ganas de aprender. Esta es una gran oportunidad para nuestros gobernantes y futuros gobernantes, ayudemos a crecer a nuestros funcionarios, a desarrollarse plenamente y trabajar en bien de la ciudadanía.

 

Durante el proceso de implementación y evaluación del modelo de calidad es necesaria la participación ciudadana; quién mejor que el mismo ciudadano para dar fe de los resultados obtenidos y del buen actuar del gobierno, o para exigir el cumplimiento de las promesas y compromisos adquiridos desde las mismas campañas.

 

Participemos ciudadanos, conozcan a sus representantes, conozcan a sus gobernantes, apoyemos todos juntos al crecimiento de nuestro país, somos un país con mucha riqueza, con mucho talento, con mucho desarrollo por delante, nuestra aportación es necesaria, dejemos un buen legado a las nuevas generaciones para que su desempeño siga siendo un desempeño de calidad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.