El compromiso del sector industrial mexicano es crear entornos laborales saludables e incluyentes, que atiendan las necesidades generales y particulares de los trabajadores de cada empresa, en cada sector y región productiva del país, así como su corresponsabilidad en la atención de estos temas al lado del gobierno y los propios empleados.

Las principales enfermedades crónico–degenerativas que afectan a los trabajadores mexicanos son al mismo tiempo las principales causas de muerte en Mexico. Por ello CONCAMIN se sumó al nuevo modelo de prevención que Mikel Arriola, Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social, anunció el pasado cuatro de mayo, y de esta manera proteger la salud de nuestros colaboradores.

Éste representa un cambio de paradigma en el sistema de la salud en México, enfocado no sólo a la atención de enfermedades, sino también a su prevención. Este nuevo modelo, según dio a conocer el Director del IMSS, implica el despliegue de visitas médicas a los centros laborales, así como crear nuevos consultorios de medicina especializados y tableros electrónicos de seguimiento que monitoreen los riesgos de los trabajadores en torno a la diabetes, males cardiovasculares, cáncer de mama y próstata.

El compromiso del sector industrial mexicano es crear entornos laborales saludables e incluyentes, que atiendan las necesidades generales y particulares de los trabajadores de cada empresa, en cada sector y región productiva del país, así como su corresponsabilidad en la atención de estos temas al lado del gobierno y los propios empleados.

Así, y derivado de distintas reuniones de coordinación sostenidas con el IMSS, acordamos con la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación de Nuevo León impulsar la prueba piloto que dio inicio hace un par de semanas en esta entidad, y cuyos principales compromisos industriales son: proporcionar al IMSS la información de sus trabajadores que sea solicitada, facilitar la participación de éstos en el llenado de información que evalúe su riesgo de enfermedad, promover su inscripción en la Unidad de Medicina Familiar que le corresponda, permitir el acceso de brigadas preventivas del IMSS a los centros laborales y otorgar permisos a los trabajadores para que puedan asistir a consultas cuando el Instituto así lo solicite.

Nuestra convicción es que, una vez transcurrida la prueba piloto, se implemente a nivel nacional, al ser un modelo que tiene congruencia con las acciones y planteamientos del sector industrial mexicano como necesarios para combatir el tema del sobrepeso y la obesidad, especialmente desde el campo de acción de las empresas, los trabajadores y sus familias.

Debemos mejorar la salud y esperanza de vida de nuestro capital humano, pero también prevenir importantes gastos derivados de la atención de estos males. Según datos del propio IMSS, gasta cerca de 80 mil millones de pesos anuales en la atención de los cuatro padecimientos señalados, cifra que casi duplica el monto por las licitaciones destinadas a la compra consolidada de medicamentos, vacunas y material de curación en todo 2016; también se ocupa una cantidad importante de tiempo para la atención de estos males, ya que se calcula que por ejemplo un empleado diabético sin complicaciones destina alrededor de 12 días laborales anuales, un diabético con complicaciones más de 27 y un paciente con insuficiencia renal crónica alrededor de 132 días laborales al año.

Este modelo, además de velar por la salud de nuestros trabajadores contribuirá a  fortalecer la identidad con su centro laboral y al mismo tiempo garantizará la productividad de nuestras empresas. Los industriales tenemos la plena convicción de que nuestro capital humano representa el principal valor agregado con el cual cuentan las empresas: los trabajadores son la base y el objetivo final del crecimiento productivo y la competitividad mexicanas, y todas las acciones y visión de desarrollo productivo deben colocarlo en el centro de sus objetivos, para sentar las bases de nuestro crecimiento en su talento y capacidad.

Estoy plenamente convencido que no podemos concebir un país de desarrollo, innovación, crecimiento y progreso sin que los propios trabajadores sean sujetos de estos beneficios.

Lo industriales creemos en México, por eso creamos en México.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.