Las semanas avanzan, surgen nuevas “fotografías del momento electoral” y Margarita Zavala se mantiene entre los aspirantes punteros en la contienda por la presidencia para 2018. Las lecturas de las preferencias electorales se cruzan y de no ser la elegida por el PAN, la opción de la candidatura independiente no puede descartarse.

Ella misma en entrevista con El Financiero, quien publicó la encuesta más reciente, destaca que la medición “aclara también la alta competitividad que tengo dentro del PAN y que lo que le pueda aportar al PAN sea mucho más que quien tiene todos los spots, más de un millón de spots y recursos, y cargo, pues en ese sentido, me fortalece mucho y me da mucho gusto”.

Precisamente ahí están algunos puntos que hay que destacar en “el fenómeno Margarita”: anunció su intención de contender en redes sociales; no ha tenido un solo spot respaldado por el partido para presentar sus ideas, a diferencia de los casi dos millones de impactos que ha tenido Ricardo Anaya; no ha estado en campaña los últimos 12 años: apenas hace sus primeros recorridos por el país, a diferencia de Andrés Manuel López Obrador.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

No está de más recordar detalles que ya se han mencionado en Político.mx: Margarita Zavala no está usando los colores del PAN ni la estructura partidista al presentarse. De tal manera que podría presentarse como aspirante independiente sin problema alguno; por supuesto que buena parte de los ciudadanos la recordarán como la esposa del presidente  de la República de 2006 a 2012.

Sin embargo ella apuesta, y lo hará hasta el último segundo, a ser la candidata del PAN, en defensa de sus ideales, su identidad y su tradición. Por ello insiste en que la definición del método de designación y el propio nombramiento sea lo más pronto posible: tener “el piso parejo” que han construido Anaya y López Obrador con la difusión de su imagen.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Tampoco descarta la conformación de alianzas o frentes opositores, porque ha sabido leer de manera correcta los triunfos electorales recientes y contundentes en los estados donde incluso ha llegado la alternancia en el gobierno. Por supuesto que se enfrenta a las resistencias más recalcitrantes que ven en ella a Felipe Calderón, “el fraude de 2006”,  el panismo tradicional y, aunque no se quiera reconocer, su género.

Los rivales deberían estar revisando y atendiendo lo que dicen los números de la “fotografía electoral” al mostrar que Margarita Zavala, con partido o de forma independiente, estará de manera muy presente en la búsqueda por la Presidencia en 2018.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.