Jesús Alberto Capella Ibarra, tijuanense y abogado de profesión quien llegó a Quintana Roo como Secretario de Seguridad Pública Estatal con la idea de implementar el Mando Único, que asegura ser la opción que devolverá la paz y tranquilidad a este Estado.

Como ciudadano, ha enfocado sus esfuerzos en exigir seguridad y mayor transparencia; en sus inicios, Capella Ibarra, también conocido como “El Rambo Tijuanense” fungió como fiscal ciudadano en el Consejo de Transparencia y Combate a la Corrupción y fue consejero en Comité de Participación Ciudadana de la PGR. Como comisionado de Seguridad Pública en el Estado de Morelos, Capella Ibarra trabajó bajo la estrategia del Mando Único; de acuerdo con el Semáforo Delictivo Nacional, durante el tiempo que estuvo al frente, la entidad del centro del país logró color verde en secuestro, extorsión, robo a negocios, lesiones, violaciones y feminicidios. Actualmente Alberto Capella tiene un enorme reto y responsabilidad en Quintana Roo, pero asegura que “teniendo una comunión y articulación con la sociedad civil y la gente buena del Estado vamos a avanzar muy rápido.” Esto fue lo que nos platicó en una amena entrevista para Círculo Rojo.

Primero que nada señor secretario le pido por favor, si nos puede platicar un poco de usted, de sus antecedentes profesionales y laborales.

Soy abogado y en los primeros años de mi actividad profesional me desarrollé en el sector empresarial. Posteriormente, dadas las dimensiones, entre el año 1999-2000 me fui a vivir a Tijuana, donde comencé un activismo muy importante con organismos empresariales. También, fui parte del Consejo Ciudadano por la Transparencia y  Combate a la Corrupción, posteriormente durante el 2007 y 2008, me invitaron a ocupar el cargo de Secretario de Seguridad Pública en Tijuana.

En el 2010, regresé como Consejero de Seguridad al Ayuntamiento de Tijuana y concluyendo mi actividad en enero del 2014 me invitaron a ser Comisionado de Seguridad Pública en el Estado de Morelos, cargo que ocupé durante cuatro años con nueve meses aproximadamente. Durante ese periodo, establecimos un esquema muy importante de gerenciamiento judicial único, que nos permitió un abatimiento importante de la incidencia delictiva de alto impacto. Seguidamente, fui invitado a trabajar en el Estado de Quintana Roo días antes de concluir mi responsabilidad y a partir del 26 de septiembre del 2018 estoy como Secretario de Seguridad Pública del Estado de Quintana Roo.

¿Cómo fue la niñez de Alberto Capella, era usted de esos niños que podían salir a jugar a la calle sin ningún temor de nada?

Fue una generación muy interesante con libertades sanas, hoy hay un cierto libertinaje y una serie de vulnerabilidades en estas generaciones, que verdaderamente preocupa, a mí me da una enorme vergüenza tener que dejarles este mundo a mis hijos. Siempre fui de la generación a la que antes le decían “nerds”, estaba en el constante análisis de lo que sucedía, enamorado del béisbol, las travesuras normales y naturales, pero sin la posibilidad de que se resolvieran a plomazos como suele suceder en estas generaciones.

¿Y que siente ahora que usted tiene la responsabilidad de poder recuperar las calles para todos esos miles de niños que hoy en día no pueden salir a jugar, muchas veces ni siquiera  pueden salir con su familia a pasear?

Me queda claro que es un enorme compromiso y lo tenemos que desarrollar. Las drogas y las adicciones es el tema de temas y ha corroído muchos sectores de la sociedad; siendo vulnerables los niños y los adolescentes con pocas posibilidades de desarrollo. Pero ese caso no es un tema exclusivo, lamentablemente de ese estrato social, en la clase media o media-alta ya hay una generación donde probablemente el enorme libertinaje que existe a través de organismos de comunicación, en dónde desafortunadamente se venden temas relacionados con drogas, alcohol, sexo y tabaco, pareciera una situación normal y es una enorme preocupación qué tiene que ver con la solución y la alineación de ciertos ejes que maneja el gobierno.

En la parte que a mí me corresponde, obviamente me toca atender los efectos que se provoca en esa descomposición de orden social y en el caso de Cancún tener un planeamiento de ciertas zonas de gobierno avanzando.

En el Estado de Morelos usted fue responsable del mando único, de cuando usted llegó a esa responsabilidad al momento en el que concluyó su periodo, ¿cuáles fueron los avances o retrocesos que dejó?

El principal fenómeno en el Estado de Morelos era el tema del secuestro, logramos un abatimiento cercano al 90% de su incidencia delictiva, era una locura. Llegué en enero del 2014 y en diciembre del 2013 hubo 23 secuestros en el Estado; posteriormente en el 2016 se implementó en el país, el nuevo Sistema de Justicia Penal con un incremento de la delincuencia delictiva particularmente en homicidios, prácticamente en todas las entidades federativas, menos en dos entidades que no generaron incremento con el nuevo sistema, una de ellas fue Morelos, donde logramos un abatimiento del 20% total de homicidios. ¿Qué hicimos? lo que estamos haciendo en Quintana Roo, articular todas las instituciones que forman parte de la cadena de Justicia Penal; lograr un avance y un desarrollo, con objetivos específicos que hay que atender de manera muy concreta.

Estoy seguro que en ese sentido hemos sido muy exitosos, porque en el caso de Quintana Roo la cantidad de migración, nacional y extranjera es muchísima; probablemente no exista un padrón de esa cantidad de migrantes, entonces el Estado, es un paraíso para la gente buena y también para la gente mala. Esa parte implica un reto que ha provocado altos niveles de violencia; a veces la cantidad de las personas que vienen no es la adecuada, ya que por alguna razón vienen huyendo de sus Estados y traen consigo una cultura que no es la más adecuada para el desarrollo de la entidad y se encuentran con un esquema urbanístico qué lejos de atender situaciones de violencia las provoca, estamos obviamente en un escenario nada adecuado. Quintana Roo es una entidad con un desarrollo institucional lamentable, los últimos gobiernos dejaron sumido al Estado en un nivel de acción criminal sustancial y los efectos se empiezan a ver años después como lo que estamos viviendo ahorita.

Ahora que usted llega aquí a Quintana Roo, ¿cómo recibe el Estado en términos de seguridad y para el cierre de este año, por poner una fecha, cuál es la expectativa de resultados que usted ofrece a los ciudadanos?

Lo recibimos con enormes retos y con un desastre institucional de proporciones grandes, obviamente con estrategias desarrolladas y retos en todas partes, en el área de prevención social, violencia, desarrollo profesional de los policías, en la imagen y la dignificación de los policías, en el sistema penitenciario, entre otros.

Nunca utilizo la palabra “fracaso” en el tema de seguridad pública, porque todos los días creamos un aliciente para alguien o le salvamos la vida a alguien, evitamos que pasen situaciones graves, entonces para esa persona no significa un fracaso, sucede en otras circunstancias graves que no hemos podido evitarlo y eso pudiera ser un fracaso para algunos, lo que a mí me queda muy claro y me da mucha tranquilidad es que el esfuerzo que hemos venido desarrollando de septiembre a la fecha, está dando frutos muy rápidos, una contención en el tema de la incidencia delictiva, en el que no hemos tenido homicidios últimamente,  no es obra de la casualidad es un tema que tiene que ver con las grandes detenciones del miembro del Cártel de Jalisco, de los pelones, El Cártel de Sinaloa y no significa que el tema éste resuelto, significa que le hemos dado golpes estratégicos muy importantes, que provocan una desestabilización a sus organizaciones criminales que seguramente tendrán una reorganización, mientras eso sucede, son espacios de tiempos en que la policía debe organizarse, avanzar en sus esquemas de profesionalización, seguir aumentando la tecnología que tenemos en el Estado y seguir recuperando actitudes de confianza qué son muy importantes por parte de la sociedad, para que las instituciones de seguridad funcionen, entonces vamos en ese proceso y espero que los resultados que se están dando al momento tengan un efecto permanente de aquí en adelante y que tengan la capacidad de enfrentar a estas organizaciones criminales y a la delincuencia con mayor eficiencia en esta reconstrucción institucional que estamos realizando.

Secretario ahora cuénteme, ¿cómo es su relación con el Gobernador Carlos Joaquín?

 Una de las situaciones que he aprendido en mi vida, es que en esta actividad, debes de provocar mucha transparencia y confianza de tu jefe y también debes de confiar en él. Este es un trabajo en equipo, yo lo compararía como un deporte de alpinismo en equipo, donde debes de confiar plenamente en el que va arriba y estar muy firme en lo que estás haciendo, porque si se resbala puedas apoyarlo y viceversa, si tú te resbalas, tenga confianza plena, porque es muy fácil cortar la cuerda y quitarse el peso. Me siento muy afortunado, tengo un jefe que es una buena persona, un político comprometido, un gobernador que quiere esta tierra y quiere transformar las cosas y quiere enfrentar de manera determinante los retos, es un líder sumamente responsable que no está endosando al gobierno federal con el tema de seguridad, porque es lo más fácil que pudiera hacer, ha aguantado todas las embestidas políticas de orden criminal, social y eso es un aliciente importante, es un gusto trabajar con un gobernador así. Sé que muchos colegas míos no tienen esta fortuna y andan batallando y eso genera una inactividad e inhibición en sus actividades. Considero que esa sinergia que hemos hecho nos va a permitir avanzar mucho más rápido con los instrumentos presupuestales que sean necesarios, las reformas de carácter legal para enfrentar y generar un servicio de seguridad mucho más adecuado para la ciudadanía.

Y con el resto de los presidentes municipales en el Estado, usted ¿cómo lleva su relación con ellos?

Con el gobierno municipal de Benito Juárez el trabajo ha sido muy importante, gran parte del éxito se debe a la comunicación con la presidenta municipal, es un ejemplo importante de articulación institucional. También, en Cozumel nos han permitido avanzar, lo que nos va a permitir establecer una visión de mediano y largo plazo para solucionar los retos que tiene cada una de las regiones y cada uno de los municipios que por su situación geográfica, actividad económica o situación social tienen su propia naturaleza y vamos avanzando.

Al margen de lo que usted comenta, la situación en el Municipio de Solidaridad y la relación particularmente con su Presidenta Municipal Laura Beristaín ha sido muy complicada  ¿qué nos puede comentar al respecto?

Ese es el dolor de cabeza y la antítesis, quiero pensar que más que la necesidad de crear un protagonismo en el tema, puede estar sustentada su actitud en ignorar las dificultades y el riesgo que representa el tema de seguridad pública.  Hay políticos, la gran mayoría que no saben realmente del tema y esto es mucho más sofisticado de lo que se imaginan y ha sido muy complicado con este municipio. Últimamente, Chetumal también se ha convertido en parte de un conflicto y un problema.

A diferencia de otros secretarios de seguridad pública en diferentes Estados, usted parece tener mucho dinamismo en las redes sociales para responder y para contrarrestar mensajes que a través de las redes se vierten, por momentos también parece usted tener un discurso político propio  ¿le interesa participar en la política?

No, hace muchos años me hice a la idea, de que la actividad que estoy realizando iba a ser la menos popular y se ha notado. No tengo el interés, hay mucho estigma, perversidad, ataques sistemáticos, pero he aprendido que mientras estés consiente y actúes que con mucha responsabilidad, honestidad, compromiso y visión de lo que hay que hacer, no hay nada que te quite el sueño. Hicimos una transformación muy importante en Morelos y muchas veces de los actores mediáticos, lo que recibes son criticas; cuando actualmente están sufriendo la peor crisis de violencia en su historia.

La política no está en mi escenario, soy bajacaliforniano sigo conservando mi domicilio ahí, tengo aspiración de devolverle a esta entidad, que mucha gente me dijo que era compleja, la tranquilidad y en eso estamos trabajando y lo voy a hacer.

Tengo la firme certidumbre de que vamos avanzando, de los retos que tenemos y si logramos una comunión y articulación con la sociedad civil y la gente buena del Estado vamos a avanzar muy rápido, no tengo miramientos en criticar y señalar lo que veo mientras no trasgreda ni violente derechos humanos, pueden decir lo que quieran, la realidad es que estamos actuando con mucha determinación, honestidad y con un compromiso muy determinante tanto con mi jefe y su gobierno como con la sociedad.

Nuestro medio lo leen muchos inversionistas, empresarios y gente del mundo inmobiliario ¿qué mensaje le manda usted al sector económico y financiero en términos del futuro de la seguridad del Estado de Quintana Roo?

Les puedo decir que no se les ocurra vender barato, que sigan invirtiendo en el Estado, está garantizado que esta estrategia debe funcionar, que vamos a estabilizar en condiciones adecuadas, vamos a ser una de las entidades federativas que más rápido salga de situaciones de violencia. Mi jefe ha sido muy inteligente en manejar una relación sumamente cordial y de articulación institucional con el gobierno federal, vamos a seguir manteniéndolo porque tenemos el mismo objetivo y somos presas y sujetos al golpeteo político, la realidad y lo que verdaderamente cuenta son los hechos y en corto plazo los hechos nos van a dar la razón.

Finalmente señor secretario agradeciendo mucho su atención a esta entrevista, le quiero preguntar, dentro de 5 años ¿cómo se visualiza usted caminando por las calles del centro de Cancún, Playa del Carmen o de Chetumal? Descríbame por favor esa escena en su mente para el año 2024.

Disfrutándolas, en esta actividad lamentablemente tenemos un riesgo enorme, no es lo mismo trabajar o vender seguros de vida,  que asegurarle la vida a otros arriesgando la propia, es un tema muy diferente. Lo vislumbro con mucha satisfacción, donde la gente buena pueda disfrutarlo como lo hacía antes y ojalá que recuerdan que hubo una estrategia de seguridad que funcionó, que hubo un jefe policiaco que se preocupó por dignificar a los policías o darle por primera vez en la historia de Quintana Roo un respeto y estatus social que tal vez nunca tuvieron.

Lo hice en Tijuana y pocos se acuerdan de mí, en Morelos quienes conocen lo que hicimos añoran lo que había hace unos meses y ojalá exista la inteligencia social para que, lo que logremos o conquistemos no se pierda en un cambio de gobierno.

Reitero el compromiso en el Gobierno del Estado, en semanas pasadas se firmó el mando único, eso nos va a dar más responsabilidades y una enorme trascendencia al esfuerzo que vamos a desarrollar, ese es el preámbulo para la recuperación de la paz y la tranquilidad de Quintana Roo, no tengo la más mínima idea.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.