Miles de jóvenes inmigrantes en estados Unidos, conocidos como “dreamers” celebraron ayer un nuevo fallo judicial que significa el mayor golpe a los intentos del presidente Donald Trump de deportarlos, ya que exige la aceptación de nuevas aplicaciones.

John Bates, fue el juez que  calificó el martes de “ilegal” la decisión de poner fin al DACA, programa que protege de la deportación a casi 700 mil jóvenes llegados cuando niños a Estados Unidos con sus padres y en su inmensa mayoría latinos.

“Victorias como estas alientan a seguir y nos dan esperanzas, y espero que el Congreso lo vea y decida actuar y darnos una solución permanente”, dijo Eliana fernández, una dreamer de 30 años.

“¡Esta es otra victoria legal más para los dreamers en el camino a la Suprema Corte!”, felicitó CHIRLA, la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles, sugiriendo que los casos terminarán en el máximo tribunal.

Por su parte, Sindy Benavides, directora de operaciones de la Liga de Ciudadanos Lastinoamericanos (LULAC), calificó la decisión de Bates de “completo acierto” y una “gran derrota” para el gobierno de Trump.

En contraste, Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, criticó el fallo diciendo que “es una buena noticia para las organizaciones traficantes de personas y las redes criminales… La decisión judicial es extraordinariamente errónea. Lo peor es que crea un incentivo para que venga más inmigración joven ilegalmente”.

Fuente: Agencias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.