La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) solicitó a autoridades federales, estatales y municipales en Chiapas implementar medidas cautelares y humanitarias para la protección y auxilio de los inmigrantes que participan en la ‘Caminata del Migrante’.

De acuerdo al organismo, en la caminata que partió de Honduras con destino a Estados Unidos, se encuentran niños y adolescentes, mujeres embarazadas, adultos mayores, con discapacidad y personas que requieren atención especial.

A través de un comunicado, planteó que de manera coordinada y de acuerdo con sus competencias, cada autoridad emprenda acciones para que en los lugares que se habiliten para el alojamiento se proporcione alimentación, atención médica y psicológica necesarias.

Además, requirió priorizar a los grupos poblacionales mencionados, con pleno respeto a su dignidad y derechos humanos.

En particular, solicitó al Instituto Nacional de Migración (INM) que las acciones de verificación migratoria que practique se lleven a cabo con respeto a los derechos fundamentale.

Además, agregó, que instruya a que, en atención al principio de no devolución, se realicen las acciones correspondientes para que a las personas que pretendan solicitar refugio, les sea respetado ese derecho.

A la Policía Federal, a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de Chiapas, a los ediles de Tapachula y Suchiate, les pidió que cualquier actividad que realicen en torno de la ‘Caminata del Migrante’ respeten los derechos de las personas en un contexto de migración y atiendan las particularidades de cada grupo o individuo.

También les solicitó proporcionar la seguridad pública necesaria en los lugares de pernocta y durante la espera de las personas integrantes de la caravana para ser atendidas por la autoridad migratoria.

La CNDH indicó que mantendrá su observación respecto al cumplimiento de las medidas cautelares a favor de estos migrantes, a fin de que les sean respetadas sus garantía individuales.

Además, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) informó que se encuentra en la frontera de Tapachula, Chiapas, el comisionado de la Policía Federal, Manelich Castilla Craviotto, para garantizar la seguridad en los cruces internacionales de la frontera sur y atender las solicitudes de migrantes que manifiesten su intención de ingresar a territorio mexicano.

En tanto, la iglesia católica llamó a las autoridades mexicanas a actuar de manera conjunta para proteger a los integrantes de la caravana, actuando en el marco de las leyes.

El obispo de Cuautitlán, Guillermo Ortiz Mondragón, pidió a las autoridades a procurar una acción conjunta que nos permita acoger y proteger “a nuestros hermanos migrantes, sobre todo cuidar que no caigan en manos de personas que, sin escrúpulos, se aprovechan de ellos de muchas maneras: trata de personas, esclavitud laboral, grandes cuotas para asegurarles llegar a su destino, etcétera”.

La caravana salió el pasado 13 de octubre de San Pedro Sula, Honduras, y aumentó de mil caminantes a mil 700 a su paso por Honduras y Guatemala; su caminata generó la molestia del presidente Donald Trump que exigió a ambos países a detenerlos e incluso amenazó con retirar la ayuda estadounidense si no frenan su avance.

FUENTE: LÓPEZ DÓRIGA DIGITAL

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.