En una feria comercial china en Ciudad de México, entre las clásicas pantallas de papel rojizas y amarillas con ideogramas chinos y un sinfín de productos que buscan espacio en el gran mercado mexicano, jóvenes chinos lamentaron que ambos países sufran por los aranceles estadounidenses.

Trump está “loco”, sus gravámenes no solo “dañan a China, dañan a todo el mundo”, dice con sonrisa nerviosa Huang Chao, un gerente de ventas de 31 años en la feria celebrada esta semana.

La administración Trump está enfrascada en una batalla comercial y tecnológica con Pekín: en marzo de 2019 introdujo aranceles sobre el acero y el aluminio del gigante asiático y, luego, llegó a imponer impuestos del 25 por ciento sobre 250 mil millones de bienes adicionales. Y amenaza con hacerlo sobre todos.

FUENTE: LÓPEZ DÓRIGA DIGITAL

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.