Por: Joaquín Quiroz | @joaquinquirozc | fb/porlalibrecolumna

En nuestro país cuando estábamos peor, estábamos mejor que como hoy con Andrés Manuel López Obrador, quien es el transmisor diario de chistes de mal gusto, de todas las acciones que viene realizando desde que asumió funciones el 1 de diciembre de 2018, no hay día o semana en que no salga con una barrabasada nueva él o su gabinete.

Estamos hoy en una situación en donde todo está avanzando rápidamente, los desaciertos son tantos y tan seguidos que se pierden, y entre las renuncias a su gabinete, su modo inquisidor de descalificar todo lo que él no ha creado, negar la realidad que no le conviene, y colocar a modo un mundo ideal para él, es como va cursando la Cuarta Transformación.

Por todos los sectores se escucha del descontento generado por López Obrador, el tema del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) se escuchó una terrorífica versión de querer inundar el terreno en donde se edificaba para hacer un depósito de agua encharcada emulando a un lago inexistente.

Situaciones que en ninguna cabeza con lógica caben, solo en la de López Obrador y algunos de sus seguidores quienes piensan que su palabra es la ley, ante esto un grupo jurídico se encargó de ir a los cauces legales y cancelar la construcción del Mostrete de aeropuerto de Santa Lucía y el evitar se inunde con agua la edificación de lo que sería el NAICM, la respuesta la ira del presidente señalando que va porque va y si no hará público el nombre de quienes se oponen a su sacrosanta voluntad.

Renuncias por doquiera de secretarios de Estado, lo mismo de Directores generales en donde se demuestra que está todo desbalagado, en donde a menos de medio año de gobierno hay quienes abandonan el barco debido a que está siendo mal conducido por el pésimo navegante que lleva el timón.

Desabasto en medicamentos, falta de apoyos a quienes más lo requieren, políticas económicas estólidas, recortes de personal en dependencias federales, inseguridad creciente, nulo combate al narcotráfico, en donde el tiempo se pierde en lo que no, en donde los fracasos en este gobierno son el pan de cada día.

Un vergonzoso capítulo de sumisión absoluta hacia Donald Trump, en donde vimos a un ignorante y dominado presidente enviando a quien muchos consideraban el mejor hombre de su gabinete al canciller Marcelo Ebrard a ponerse de rodillas con el presidente norteamericano siendo prácticamente el recibidor de la Unión Americana.

El respeto al Ejército y el adiós a la soberanía es algo que viene promoviendo López Obrador, y la endeble soberanía mexicana quedó pulverizada luego de la sumisión y entreguismo de esta administración federal con los Estados Unidos.

Ahora como empleados de Donald Trump sin sueldo se desplegaran 6 mil efectivos militares a la frontera sur, mientras que en diversas ciudades de México se adolece de seguridad y el crimen organizado avanza, la sumisión hacia el presidente norteamericano puede más que salvaguardar la seguridad de las familias mexicanas.

Se tendrá que estar dando cabida y recibimiento a casi 10 mil migrantes que deportará Estados Unidos y atenderlos, con trabajo, vivienda, salud, educación, situaciones a las que miles de mexicanos no tienen acceso, sin embargo en este regalo de sumisión a Donald Trump la administración de López Obrador la hará de sirviente con Todo Incluido, como un asilo de lujo es en lo que se convertirá México.

Las decenas de migrantes que van a Estados Unidos vía México, son responsabilidad de captura por parte de nuestros connacionales, además del gasto económico que ello implica para que no se les ocurra ir a meterse como ilegales a la Unión Americana, el problema ya López Obrador lo adoptó obviamente pagado por el pueblo mexicano que subsidia impuestos.

Por si fuera poco México debe comprar a Estados Unidos más productos, en donde nuestro país además de todo está a prueba en un plazo de 90 días a ver si da el ancho y es de contentillo de Donald Trump esta situación para así no aplicar aranceles, es decir ellos ganan por todos lados y México pierde de todas maneras.

López Obrador no puso la otra mejilla de plano se dejó torturar por gusto, sacó su lado masoquista, para halagar a su sádico amo Donald Trump, la línea se la manda al presidente mexicano su patrón gringo, y baila este al ritmo que su otrora homologo hoy jefe diga y dicte.

Eso sí el presidente insiste que vamos muy bien y que de todo él tiene otros datos, la realidad de nuestro país a seis meses de ser gobernados por López Obrador es que se va en una fuerte debacle en lo político, en lo económico, en lo social y la inseguridad, y la estupidez es la que está gobernando a nuestro país.

Irónica y tristemente, pero muy cierto muchos dicen que hoy estamos mejor con López Obrador, y sin duda mejor que dentro de 15 días o un mes, sí estamos mejor, ya que sus sandeces y malas ideas son cada vez mayores y más constantes, mientras que nuestro querido México está desunido, inseguro, y dominado a caprichos de alguien que demostrado está fue un buen candidato pero es un pésimo presidente.

Y recuerden… Esto es Sólo para Informad@s, si ustedes no estuvieran ahí leyendo yo no estaría aquí escribiendo, y si ser Malix el Huso Horario el pin, el Whatsapp, el Facebook, Twitter, la CFE, los trolles y la BlackBerry nos lo permiten nos leemos pronto dios mediante pero que sea Xlalibre

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.