Consumer Reports ha decidido no recomendar el Tesla Model 3, siendo el último de varios golpes que ha recibido la compañía con relación al sedán con el que pretenden llegar a las masas.

La publicación detalla que el coche tiene varias cosas que gustan, desde la autonomía récord para un coche eléctrico de ese precio, la aceleración y sensación de conducción “que podría competir perfectamente con coches como el BMW Serie 3 o el Audi A4, pero que tiene fallos severos como la distancia de frenado con el freno de mano y la dificultad de los controles”.

De acuerdo a las pruebas realizadas por la publicación, que es muy influyente entre compradores de coches en Estados Unidos, la distancia de frenado, usando el freno de mano, fue de 46,3 metros desde una velocidad de 96,5 kilómetros por hora. Un desempeño terrible.

Consumer Reports lo compara con la distancia de frenado de un pick-up Ford F-150, muchísimo más grande y pesado, que lo hizo en 44,1 metros, es decir, en 2,13 metros menos.

Parte del prestigio de la publicación reside en que las unidades que usan de prueba no son ofrecidas por las marcas, sino que adquieren los coches como un cliente más. En el caso del Model 3, compraron el modelo con baterías de largo alcance y con un solo motor en el eje trasero.

Tesla asegura que el coche es capaz de frenar a una distancia de 40,5 metros. La publicación experimentó esta distancia de frenado sólo en el primer intento. En ocasiones posteriores les resultó imposible repetir dicha distancia, inclusive espaciando las pruebas a lo largo de varios días.

También lo intentaron con otro modelo que obtuvieron por alquiler, para realizar comparaciones e intentar volver a conseguir la distancia prometida por la marca, sin éxito, quedando en una media de 46,3 metros. Un verdadero chasco para la marca de Elon Musk que suele usar el argumento de la seguridad de conducción como elemento de diferenciación al resto de la industria.

Por otro lado, Consumer Reports también criticó la dificultad del uso de los controles dentro del coche, ya que casi todos (inclusive el aire acondicionado o el abrir puertas) se realizan desde una pantalla táctil central, lo cual puede resultar en una gran distracción, según la propia publicación.

La no recomendación de Consumer Reports no es el único problema que enfrenta Tesla y Elon Musk con relación al Model 3. Varias fechas incumplidas en el número de coches producidos por semana han atrasado significativamente la entrega a miles de personas que pagaron 1.000 dólares para reservar uno de estos coches. En Europa se espera que el coche empiece a entregar a inicios de 2019, meses más tarde de lo originalmente prometido.

Fuente: Hipertextual

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.