Después de que se estrellara un avión comercial con 66 personas a bordo en la zona montañosa de Irán el domingo pasado, la búsqueda ha proseguido su curso pues con la participación de helicópteros y escaladores tratan de encontrar restos del medio de transporte perteneciente a la compañía Aseman.

Las malas condiciones meteorológicas y la difícil orografía de la zona, impidieron a los equipos de rescate hallar el avión en la cordillera Zagros, en el sur de la provincia de Isfahán.

El director ejecutivo de la media luna roja de la provincia de Isfahán, Mohsen Momení, citado por la agencia ISNA, indicó que en la zona también han sido desplegados perros rastreadores y dos helicópteros de su organismo.

Las autoridades también han usado aviones no tripulados para intentar localizar los restos del aparato accidentado y han pedido a China y a varios países europeos que les informen si sus satélites detectan alguna imagen.

El avión, un ATR-72 de más de veinte años de antigüedad, cubría la ruta doméstica Teherán-Yasuy y desapareció del radar unos 50 minutos después de despegar.

 

Los 60 pasajeros y seis tripulantes, dos pilotos, dos auxiliares de vuelo y dos miembros del personal de seguridad, han sido dados por fallecidos pese a que la búsqueda continua.

Fuente: Agencias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.