Por:  Vanessa Guerrero Belmont

Está de “moda” a nivel mundial que algunas personas en internet y redes sociales, desafíen al público imponiéndole ciertos “retos”, pero ninguno de ellos tan polémico como el que se hace llamar “Running the Gauntlet” (cuyo significado es “exponerse al peligro”). Básicamente son una serie de vídeos que te invitan a medir tu nivel de tolerancia y sensibilidad hacia el sufrimiento donde puedes encontrar vídeos domésticos desde un joven enterrándose un cuchillo en la mano, una mujer muriendo ahogada involuntariamente en una bañera, hasta un bebé que terminó debajo de un tren. Lo dramático de estos vídeos es que, conforme vas viéndolos, el nivel de insensibilidad va aumentando, y no puedes saltar uno de ellos sin antes haberlo visto por completo.

 Su creador se hace llamar “G” y cobardemente se esconde en el anonimato. Este sujeto afirma que el objetivo es que si llegas al último de los vídeos, eres inmune a la sensibilidad de cualquier cosa que te puedas encontrar en internet. Cosa que para mí, es sólo un pretexto para justificar a toda la gente, en su mayoría jóvenes, que entran por curiosidad o morbo a ver estos vídeos.

Considero que lo relevante en esto no son los videos, si no la facilidad para acceder a ellos y la disposición de la gente a verlos. Lo triste, es que nosotros los jóvenes, podemos tener acceso a este tipo de cosas en internet sin restricciones o alguien moderando lo que vemos o no. Tenemos una gran falta de educación cibernética que nos lleva a ignorar las consecuencias que hay, pues el simple hecho de buscar el nombre en el portal, le da prioridad a aparecer como el primer sitio de la búsqueda; o el intentar ver uno de sus videos, causa que más gente quiera subir o hacer uno para ganar visitas. Por eso, hago un llamado a toda la gente joven a que no se dejen llevar por los retos “de moda”, pues corren el riesgo de entrar en el típico estereotipo de adolescente siguiendo a la “borregada”… Seamos más conscientes de lo que buscamos y queremos ver en la red cibernética, pues es evidente que estos sitios no existirían si no hubiera quién o quiénes estén dispuestos a verlos.

Hago un llamado a toda la gente joven a que no se dejen llevar por los retos “de moda”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.