Por: C.P.C. y M.I. José  Rangel Romero | contactomex@ceiconsultores.com.mx

Apreciables Lectores:

Estamos por concluir el primer semestre del año 2017 en medio de elecciones estatales bastantes difíciles y que empañan el ambiente económico haciendo más compleja nuestra labor, la de generar recursos, generar empleos, generar riqueza. En un ambiente político tan tenso, muchos inversionistas optan por retirar sus inversiones del país; se sienten desconfiados; el mundo ve con incertidumbre a México, y esto inexorablemente genera crisis en nuestro país.

Cuando hablo de crisis, no solo me refiero a la económica; esta también es financiera, social, y me atrevo a afirmar que hasta sicológica en un amplio sector de la población. Los niveles de delincuencia crecen estrepitosamente; la violencia se incrementa a lo largo y ancho del país. A lo anterior debemos sumar el constante acecho del que somos víctimas por parte de la autoridad fiscal.

Paradójicamente vivimos en una situación de crisis.

Sin embargo, el gobierno a reaccionado favorablemente para que no se dé la fuga de capitales sino al contrario, regresen, para tal efecto, prorrogó el decreto de repatriación de capitales un trimestre más, ya que ha tenido un excelente resultado el retorno de dinero a nuestro país y como la condición es aplicarse al sector productivo o de inversión por lo menos dos años, este ha generado nuevos empleos y a su vez mejor economía en el país.

Ante este lúgubre panorama, es difícil emprender. Se antoja imposible arriesgar. Pareciera un suicidio el tratar de iniciar un nuevo reto, tratándose de negocios. Exponer el patrimonio en un ambiente tan volátil puede ser muy peligroso; no obstante, los que lo hagan, aquellos que se atrevan, estarán poniendo un granito de arena para mejorar la situación actual.

Creo que debemos apostarle a México. Hay muchas personas (entre las que me incluyo) que todos los días nos levantamos pensando en hacer las cosas bien para salir adelante, para generar empleos, para generar riqueza, para generar bienestar. Somos nosotros los que haremos el cambio. El trabajo honesto, la educación, la capacitación son factores necesarios para comenzar a cambiar la manera en que el mundo nos ve. Debemos transmitírselo a nuestros trabajadores, a nuestros clientes. Debemos dejar de lado el egoísmo y pensar en trabajar para construir.

Con la reforma fiscal 2014 y la aparición de la ley de lavado de dinero en 2013 las empresas y sobre todo las personas físicas estamos tremendamente fiscalizados ya que con apoyo de la tecnología todos los movimientos financieros que hacemos, los atrapan las autoridades a través del sistema financiero, notarios, contadores, UIF (unidad de inteligencia financiera), tiendas departamentales etc.

Con buena asesoría y capacitación en las empresas la economía de nuestro país tendrá otra cara. Desdé el punto de vista fiscal no tener miedo a las autoridades pues existen mecanismos en nuestra legislación que permiten en las empresas pequeñas y medianas cargas fiscales no tan gravosas.

Aunque parezca difícil emprender, si ustedes deciden hacerlo y aportar para sacar a México del bache en el que se encuentra, tengan la plena confianza de existen  herramientas necesarias para poder afrontar los retos que se les presenten en los planos contable, legal, fiscal y financiero.

C.P.C. y M. I. Raúl Rangel Romero

Organización Consultores Estratégicos Integrados

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.