Con una plantita bonsai de marihuana, representantes de la sociedad civil y senadores se pronunciaron porque no haya un retroceso en la legislación para regular la cannabis.

Advirtieron sobre la posibilidad de que este jueves se presente ante el Pleno un dictamen sobre el uso médico cannabis que significaría un retroceso y la criminalización del consumo, ya que las modificaciones al artículo 193 del Código Penal Federal penalizarían todos los usos y modalidades de la cannabis.

Los cambios previstos no fueron discutidos por los legisladores sino que se trata “de una bola baja” que envió el consejero jurídico de presidencia, Humberto Castillejos, acusaron.

Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

“La aplanadora hoy la estamos viendo de una forma subterfugio, en una forma cochina, en una forma desaseada porque están pasando una bola baja. Y esa bola baja tiene nombre y apellido: es el senador 129 que en estos pasillos se conoce como el señor Humberto Castillejos. Han metido la mano en un dictamen que está pasando en una zona opaca para introducir una forma en la cual pretenden destruir el andamiaje sobre el cual íbamos avanzando para lograr mejores condiciones para el país al erradicar una política prohibicionista”, expresó el abogado Francisco Torres Landa, Secretario General de México Unido Contra la Delincuencia.

El ex diputado Fernando Belauzarán aseguró que el proyecto de dictamen es una simulación y un retroceso porque no le van a resolver la vida a nadie, ya que la marihuana medicinal no podrá ser accesible sino para las élites, pues los medicamentos tendrían que ser importados y la tramitación de los permisos resultaría sumamente compleja. Belauzarán calificó como kafkiano el proceso para obtener el permiso para el aceite que usa la pequeña Grace Elizalde, mientras que el los Estados Unidos se puede adquirir en tiendas departamentales sin problema.

De este modo, representantes de la sociedad civil y legisladores de oposición cuestionaron la “extraña rebelión mojigata del PRI”, pues recularon en temas polémicos, como lo son el matrimonio igualitario y la regulación de la cannabis. Criticaron, además, que se haya echado para atrás la despenalización y hayan eliminado los 28 gramos de portación para el consumo personal.

“Vamos a modificar la prohibición para que pase del tema administrativo al tema plenamente penal. El propósito es doble: destruir los precedentes de la Corte, burlarse del Poder Judicial de paso; y además incorporar una fisonomía mucho más robustecida de la prohibición que, uno, parecería que son aliados de la delincuencia o pretenden fortalecer el enorme flujo económico que reciben o somos los electores a quienes deberían responder estos mandatos (…) Parece que son parte de eses binomio autoridad corrupta-delincuencia fortalecida”, añadió Torres Landa.

“El cambio de ubicación normativa no es neutro, tiene implicaciones en lo que se ha construido a propósito de los juicios estratégicos -que algunas organizaciones han instaurado en nuestro país- y que ha provocado resoluciones importantes de la SCJN, que son precedentes que han abierto la vía judicial para que hoy algunas personas puedan tener el amparo de la justicia para acceder a medicamentos o tratamientos a base de cannabis. Ese dictamen es simplemente un despropósito y lo tenemos que discutir”, secundó el senador Roberto Gil Zuarth.

El panista apuntó que con la modificación propuesta, se rompería la cadena de resoluciones de la Suprema Corte, cancelando la posibilidad de aspirar a que la regulación a la cannabis se diera si no por la vía legislativa por la vía jurisdiccional. En lugar de avanzar a la regulación la propuesta busca criminalizar más endureciendo la persecución del consumo por parte de la PGR.

Mientras que la senadora Martha Tagle anunció que solicitará al presidente de la Mesa Directiva del Senado para que el informe del comité técnico que organizó los foros de análisis sobre la cannabis se haga del conocimiento de los senadores, ya que debería servir de base para su discusión en el Senado.

“Si hay ánimo de encontrar una solución legislativa la próxima semana, de aquí al 15 de diciembre, hagámoslo, pero hagámoslo bien, no se vale simplemente con ánimo de agradar a la grada sacar cualquier cosa, simplemente este dictamen es un clarísimo retroceso por las condiciones ya explicadas, pero sobre todo porque simplemente es una burla”, instó el panista.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.