Que se haya llegado al punto de que cada dólar valga más de 20 pesos no significa que se esté sufriendo una crisis en el país, dijo el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en una entrevista transmitida este jueves 22 de septiembre por la cadena Radio Fórmula.

El mandatario mencionó que históricamente se asocia una depreciación de la moneda mexicana con una crisis.

Sin embargo, dijo, se están generando empleos, hay crecimiento económico, y una baja inflación.

“Tenemos un tipo de cambio flexible”, el gobierno ya no interviene para tener un tipo de cambio fijo, mencionó Peña Nieto.

Y el Banco de México, órgano autónomo, es quien en coordinación con Hacienda ajusta o interviene con criterios técnicos, para evitar que el tipo de cambio “llegue a condiciones insostenibles”.

Peña Nieto aceptó que “le inquieta” el tema del valor del peso frente al dólar, por lo que espera que el Banco de México tome medidas responsables.

El riesgo latente, dijo, es que el tipo de cambio impacte en la inflación.

“Hoy la inflación está contenida, hoy no hay un alza en el precio de los productos, pero puede haber un impacto en esto. La responsabilidad del Banco de México es cuidar que tengamos una inflación baja”, expresó.

La Junta de Gobierno del Banxico informó que la inflación se mantendrá por debajo de 3% en lo que resta de 2016.

Según su Programa Monetario 2016, Banxico anticipa que para 2017 se mantendrá estable en este porcentaje.

Este jueves 22 de septiembre, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que la inflación anual registró un incremento de 0.54% para mantenerse en 2.88%.

Videgaray sufrió “desgaste” con la visita de Trump

La volatilidad en cuanto al valor de la moneda mexicana, dijo Peña Nieto, se debe a “factores externos”.

Y uno de ellos es la próxima elección presidencial de Estados Unidos.

“Hay un apunte muy claro”, agregó, de que en la medida en que el candidato republicano Donald Trump sube en las encuestas, con los señalamientos que ha hecho sobre México, hay un impacto y se genera “incertidumbre”.

En ese sentido, Peña Nieto defendió la decisión de invitar a Trump al país, “para evitar un impacto” económico negativo, resaltando con él la importancia que tiene México para Estados Unidos.

Frente a la amenaza, dijo el mandatario, “hay que tender puentes de plata”, de diálogo.

La decisión de Peña Nieto de invitar a Trump a México activó críticas de políticos de oposición, académicos y ciudadanos en redes sociales.

El presidente aceptó que Luis Videgaray jugó un papel relevante en las negociaciones con el equipo de campaña de Trump, y tras las críticas sufrió un gran desgaste, lo que le impedía continuar como secretario de Hacienda.

“Este desgaste me llevó a aceptar su renuncia”, dijo Peña Nieto.

Al frente de Hacienda, mencionó, se requería un funcionario fuerte, “robusto”, que pudiera impulsar un paquete económico agresivo para 2017, con recortes en el gasto.

En cuanto al nombramiento de Luis Miranda como secretario de Desarrollo Social, dijo que más que su amigo es un colaborador, con el que ha trabajado desde su gobierno en el Estado de México.

“Es un colaborador comprometido, del que espero resultados contra la pobreza”, mencionó.

Con la “piel más gruesa” 

Ante las críticas y la baja de su popularidad, dijo que se le ha hecho “la piel más gruesa”, aunque está seguro de que ha tomado decisiones correctas favor de México.

Las redes sociales, agregó, son un gran avance, pero en esos espacios también hay mucha desinformación, y una “resistencia” a aceptar la realidad, los logros que a su parecer se han alcanzado.

FUENTE: ANIMALPOLÍTICO

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.