El candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, cuestionó el clima de “esquizofrenia” política en el País, en el que mientras recibe el acoso de la PGR, el líder sindical Carlos Romero Deschamps goza de impunidad.

“Increíblemente hoy en México vivimos una auténtica esquizofrenia: a nosotros nos ha atacado el Gobierno. Nos aventaron encima a la PGR con puras mentiras y con noticias falsas. Y en cambio, resulta que el senador del PRI, el líder sindical de Pemex, el representante de los trabajadores, tiene una casa en Acapulco que vale 120 millones de pesos. Y qué ha dicho el Gobierno. Es verdaderamente la esquizofrenia lo que estamos viviendo en nuestro País, una bola de políticos ladrones y corruptos protegidos por el Gobierno y por el sistema”, afirmó.

Con ese panorama de por medio, Anaya advirtió que, con él en la Presidencia, romperá el pacto de impunidad.

“Y que quede claro: sí va a haber Fiscalía autónoma y va a investigar a todos, incluyendo, aunque se enojen y aunque me ataquen, al Presidente de la República Enrique Peña Nieto”.

El pasado domingo 17 de junio, Reforma informó que el senador priista había comprado una mansión valuada en 6.4 millones de dólares.

En el Cerro de la Estrella, donde fue investido en un ritual ancestral de autoridad indígena, Anaya también arremetió contra Andrés Manuel López Obrador por presentarse como “La Chimoltrufia: un día dice una cosa y otro día dice otra”.

El queretano lo mencionó por el tema del nuevo aeropuerto, y recordó que cuando el tabasqueño dijo que debía construirse en la base aérea de Santa Lucía, lo hizo acompañado por el empresario José María Riobóo, el hombre de negocios cuyo nombre el panista sacó a colación en el tercer debate presidencial.

En lo más alto del Cerro de la Estrella, en un ambiente impregnado por incienso y música de caracoles, Ricardo Anaya fue investido de la autoridad indígena en un ritual guerrero ancestral.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.