Por: Julio César Silva Cetina | @JulioCsarSilva | @PalcoQR | jsilva@palcoquintanarroense.com

2017 ha sido el año más violento en la historia de Quintana Roo y aunque los índices de homicidios en la entidad están por debajo de la media nacional, esos datos discrepan de la percepción ciudadana en materia de seguridad.
Y en el combate a la delincuencia las autoridades no solo se topan con eso, sino con una bien estructurada y eficiente red de la delincuencia organizada que borra rastros y elimina testigos, para truncar las investigaciones, para evitar que se llegue hasta el autor intelectual de los ilícitos, en caso que haya intenciones reales de llegar hasta esas mentes criminales.

En el último año, de diciembre 2016 a diciembre de 2017, la percepción de inseguridad ciudadana en Cancún se disparó 11 puntos porcentuales a pesar de una mayor presencia de las fuerzas de seguridad estatal y federal.

De hecho, 2017 ha sido el año más violento en la historia de Quintana Roo y aunque los índices de homicidios en la entidad están por debajo de la media nacional, esos datos discrepan de la percepción ciudadana en materia de seguridad.

Para realizar la encuesta nacional de seguridad pública, que elabora trimestralmente, el Instituto Nacional de Estadística (INEGI) considera a los 52 conglomerados urbanos más importantes del país.

De Quintana Roo solo toma en cuenta a Cancún y según el INEGI los cancunenses cada vez se sienten más inseguros.

En septiembre de 2016 el 77.1% de los cancunenses se sentía inseguro. Aunque la percepción mejoró en diciembre de ese año al descender al 73.9%, en el noveno mes del año pasado se incrementó al 81.2 y en diciembre al 84.9%.

Hay ciudades, sobre todo del norte del país, en las que la percepción de inseguridad es mayor, pero Cancún está ligeramente debajo de ellas. Algo hay que hacer para combatir esa situación.

Es cierto, no se puede tapar el sol con un dedo. La violencia está desatada como nunca, a pesar de las acciones de las fuerzas de seguridad de todos los órdenes de gobierno, pero la situación está aún en niveles que se pueden controlar.

Sin duda la seguridad es un tema complejo que involucra a todos, en el que las autoridades no solo tienen que lidiar con los delincuentes, sino pagar las culpas por las omisiones y complicidades que a lo largo de la historia se ha dado entre los encargados de combatir a la delincuencia y los propios delincuentes.

Hay acumuladas décadas de desconfianza ciudadana que se reflejan en la cerrazón de las víctimas a denunciar y a colaborar con las autoridades, porque desconfía de éstas. Y tampoco hay que hacer a un lado las complicidades que pudieran darse hoy en día.

“La gente solo quiere denunciar para obtener la constancia que les permita cobrar el seguro por la propiedad incendiada, no quiere hacer más y eso nos deja con las manos atadas, pero entendemos que hay desconfianza”, señaló el Fiscal Miguel Ángel Pech Cen hace unos días a los Periodistas de Cancún.

Y en el combate a la delincuencia las autoridades no solo se topan con eso, sino con una bien estructurada y eficiente red de la delincuencia organizada que borra rastros y elimina testigos, para truncar las investigaciones, para evitar que se llegue hasta el autor intelectual de los ilícitos, en caso que haya intenciones reales de llegar hasta esas mentes criminales.

El mismo Fiscal confiesa que los sicarios que participaron en el ataque a sus oficinas hace un año ya fueron encontrados muertos.

“Hemos investigado asaltos bancarios y resulta que los responsables de algunos de los robos fueron asesinados y no podemos indiciar a los muertos”, subraya.

Sin duda, hay una situación completa que debe, tiene que atenderse de manera integral y que debe contar con el seguimiento puntual de todas las instancias, más allá de los cambios de gobierno.

Es sin duda una tarea que requerirá el esfuerzo de generaciones completas, pero hay que comenzarla cuanto antes. Si nos seguimos quejando y justificando, seguiremos atrasándonos en la aplicación de soluciones efectivas y eficientes.

Platea

En Cozumel hay quienes se fueron en banda: se afiliaron al PAN para apoyar al interior de ese partido la candidatura de Pedro Joaquín Jr. a la presidencia municipal, pero éste decidió arroparse en el PRI.

Pero ello no evitó que aparecieran en la foto del registro de la precandidatura del hijo del Secretario de Energía y sobrino del Gobernador Carlos Joaquín.

Y más cosas se verán.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.