POR: Zuleika Cáceres

Un gobierno nuevo tiene que deslumbrar y sorprender…

…decía Napoleón Bonaparte. Y esta frase viene a colación precisamente ante la expectativa que ha generado el resultado electoral del pasado 5 de junio en Quintana Roo. Con la derrota del PRI y el triunfo de Carlos Joaquín con el PAN y el PRD al gobierno del estado, la esperanza crece.

Durante su campaña Joaquín González no sólo se comprometió a más y mejores oportunidades para todos, sino a una mayor transparencia y rendición de cuentas en las que aborda sin ningún recato auditorías a la actual administración de Roberto Borge Angulo.

Asegura que sin ánimo de revanchismo, auditará el manejo financiero y la deuda del estado, que no quedará ahí, a la vista, o que se olvide porque es recurso de todos los quintanarroenses.

El peso que lleva Carlos Joaquín sobre sus espaldas no es cosa menor, tendrá mucho por hacer para no decepcionar a quienes votaron por él, a quienes apostaron todo, hasta su chamba por apoyarlo en esta lucha por el poder. Las decisiones serán determinantes porque los compromisos también están con los partidos que lo llevaron al triunfo y a quienes también tendrá que cumplir.

Por lo tanto, las decisiones serán determinantes en las áreas que componen la admi-
nistración estatal, no la tendrá fácil y será con base en los nombramientos de su gabinete como se irán dilucidando esos compromisos y desde luego, los resultados.

Pero como dice el dicho, no todo es felicidad y Carlos Joaquín tendrá que enfrentarse a una mayoría priísta en el Congreso del Estado. El diálogo y la negociación deberán prevalecer y la voluntad de los priístas también para trabajar en beneficio de los quintanarroenses sin revanchismos, sin el afán de entorpecer el trabajo de un nuevo gobierno por el que votaron los ciudadanos, de lo contrario, seguirán cosechando animadversiones y resultados como el que hoy apenas están digiriendo.

¿Qué ocasionó la derrota del PRI en Cozumel?

Era un secreto a voces, la postulación de Gina Ruíz de Marrufo (esposa del alcalde) nunca fue bien vista. Los comentarios sobre la candidatura de la ex presidenta del DIF se basaron en la falta de ética, la continuidad para seguir gozando del poder y todo lo que ello conlleva, no generó simpatía y los resultados están a la vista. Era bola cantada, fueron una y otra vez los comentarios tras la derrota del pasado 5 de junio, que además se reflejó en el traba-
jo del actual gobierno en esa ínsula.

Sin lugar a dudas el PRI en Q. Roo deberá hacer un ejercicio exhaustivo al interior y recomponer cada una de las fallas que lo llevaron a perder importantes posiciones empezando por el gobierno del estado. Solidaridad (Playa del Carmen) y Othón P. Blanco, la capital del estado que hoy esta inmersa en una crisis, fueron otros de los municipios donde figuró el hartazgo social, ahora serán gobernados por el PAN y PRD. Veremos hasta donde el cambio se podrá consolidar.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.