Por: Manuel Herrera Vega

Presidente de CONCAMIN

No tengo duda que el diálogo es la mejor manera para encontrar soluciones en todos los temas de interés nacional. Hoy México enfrenta enormes retos en materia económica y productiva, que exigen una industria fuerte, unida y competitiva.

Como todos los lectores de Círculo Rojo estarán enterados, desde hace algunas semanas se ha despertado el interés en torno a los precios del cemento en México.

Por ello, en la sede de CONCAMIN instalamos una mesa de diálogo entre los titulares de organismos representantes de los sectores de la vivienda, el cemento y la construcción. Por supuesto no pretendemos acordar o controlar precios, sino encontrar juntos puntos de coincidencia para garantizar la competitividad de todas las empresas relacionadas con esta cadena productiva, y confió que lograremos buenos resultados.

He acordado con Carlos Medina Rodríguez, Presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Desarrollo y Promoción de Vivienda (CANADEVI); Gustavo Arballo Luján, Presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), y Mauricio Doehner Cobián, Presidente de la Cámara Nacional del Cemento (CANACEM), encontrar las fórmulas para fortalecer la competitividad de toda la cadena productiva, y garantizar así una sana relación entre sectores relacionados.

Coincido con CANADEVI en el sentido que las operaciones de la industria del desarrollo de vivienda son vitales para el bienestar de las familias mexicanas, con efectos multiplicadores sobre otras ramas productivas del país.

Con CMIC concuerdo en que la construcción es un sector fundamental para el desarrollo de la infraestructura que nuestro país necesita, para afrontar sus desafíos en el complicado momento internacional actual.

Con CANACEM, concurrimos en señalar que el sector mexicano del cemento es un referente de calidad y competitividad a nivel internacional.

Las condiciones están dadas. Hoy es necesario encontrar los mecanismos necesarios para fortalecer a la industria y economía en su conjunto, anteponiendo el interés público sobre el privado y apoyar a los menos favorecidos, manteniendo al mismo tiempo la competitividad de cada sector de esta importante cadena productiva.

Agradezco a los presidentes de las tres cámaras integradas a CONCAMIN, por su disposición al diálogo. Todas las partes confiamos en llegar a acuerdos que beneficien a México, y hemos asumido el compromiso de mantener informados a los afiliados y al público en general a través de declaraciones conjuntas, ya que las industrias del cemento, vivienda y construcción son un referente de calidad y competitividad de la economía nacional.

Los mantendremos informados de los avances.

Los industriales creemos en México, por eso creamos en México.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.