El presidente Donald Trump inició su administración con una seria confrontación con la prensa al acusar a los periodistas de mentir en forma deliberada y los amenazó a través de su vocero de que serán responsabilizados por ello.

Trump, su secretario de prensa Sean Spicer y su consejera Kellyanne Conway, desataron este fin de semana una embestida contra los medios al desaprobar la forma en que se cubrió la información sobre la ceremonia de inauguración y los primeros eventos de la presidencia.

El presidente aseguró que la multitud que asistió a su juramentación se extendía por el National Mall hasta el Monumento a Washington y sumó más de un millón de personas, lo que varios medios desmintieron.

En su primera conferencia de prensa en la Casa Blanca, Spicer acusó a los medios de comunicación de mentir.

“Algunos miembros de los medios de comunicación se involucraron en divulgar informes deliberadamente falsos“, señaló Spicer.

“Se ha hablado mucho en los medios de comunicación sobre la responsabilidad de responsabilizar a Donald Trump y estoy aquí para decirles que tiene dos vías”, dijo Spicer. “Vamos a responsabilizar a la prensa también“, señaló.

Spicer terminó la sesión sin admitir ninguna pregunta de los periodistas presentes.

La consejera de Trump , Kellyanne Conway, defendió este domingo al vocero de la Casa Blanca, luego de que varios periodistas pusieran en duda su credibilidad, al sostener que había difundido varias falsedades durante su primera conferencia de prensa.

La consejera amenazó a los medios de comunicación de que la Casa Blanca podría “repensar la relación” con la prensa, si se continuaba dudando del secretario de prensa, dijo en una entrevista con el periodista Chuck Todd, durante el programa “Meet the Press” de la cadena de televisión NBC.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.