Por: Enrique Guillen Mondragón | Presidente Nacional de CANACINTRA

Desde la perspectiva de Canacintra, lo más valioso de estos 100 días ha sido darnos cuenta de que estamos viviendo un cambio paradigmático, donde el aislacionismo político permea al mundo de la economía y por ello, no debemos reaccionar a dichos discursos sino tomar acciones estratégicas como Industria, en coordinación con las autoridades y la sociedad en general.

Medir los resultados de los primeros 100 días de los presidentes estadounidenses tuvo su origen en la administración de Franklin Delano Roosevelt, quien gobernó luego de la Crisis de 1929  y en sus primeros 3 meses se ocupó de implementar el New Deal y firmar 76 proyectos con el apoyo de su Congreso. Esta medición no es representativa de un cuatrienio pero busca calificar la fuerza política inicial del mandatario en turno.

Para Donald Trump, cuya campaña se basó en un discurso aislacionista y nacionalista, estos primeros 100 días serían la confirmación de lo prometido, incluyendo la revocación de la reforma de salud de Barack Obama, la aprobación de presupuestos millonarios para infraestructura y el endurecimiento de las políticas migratorias mediante la construcción de un muro en la frontera con México. Sin embargo, cada vez es más claro que el Congreso estadounidense no está dispuesto a cumplir caprichos.

Para México, el ambiente de incertidumbre empezó desde noviembre de 2016 con las injustas declaraciones alusivas a los mexicanos en Estados Unidos, al TLCAN y el desastre que había significado para Estados Unidos. El principio de año fue complicado y recibimos diagnósticos desfavorables de las calificadoras internacionales; los indicadores que miden la confianza empresarial y del consumidor tuvieron mínimos históricos por debajo de 30 puntos; las tasas de interés de Banxico han sumado 6.50% de incremento y el tipo de cambio ha tocado la barrera de los 21 pesos por dólar.

Respecto al TLCAN, base del dinamismo de la región de Norteamérica, ha involucrado activamente a México y Canadá para evitar que se pierdan los beneficios alcanzados por los tres países en una posible renegociación. Cabe destacar que, aunque los mandatarios de los tres países miembros han acordado renegociar el Tratado, al día de hoy, solo han existido rumores sobre la salida de Estados Unidos que no se han traducido en solicitudes formales.

En definitiva, entre el 20 de enero y el 29 de abril, hemos enfrentado un escenario complejo en México; sin embargo, la expectativa de los impactos económicos sobre nuestra economía, ha ido disminuyendo en la medida en que ciertas declaraciones de Donald Trump van perdiendo fuerza por su poca probabilidad de llevarse a cabo en el mediano plazo. Desde luego, esto no significa que la presión sobre los mercados financieros -los más susceptibles- se reduzca de forma considerable.

Al mismo tiempo, en México hemos empezado una decidida campaña para diversificar nuestros mercados de exportación, para elevar el contenido nacional de lo que produce nuestra industria y para dar prioridad a lo Hecho en México, además de las medidas que los sectores público y privado hemos impulsado para proteger aspectos económicos fundamentales para las familias.

Desde la perspectiva de Canacintra, lo más valioso de estos 100 días ha sido darnos cuenta de que estamos viviendo un cambio paradigmático, donde el aislacionismo político permea al mundo de la economía y por ello, no debemos reaccionar a dichos discursos sino tomar acciones estratégicas como Industria, en coordinación con las autoridades y la sociedad en general.

Buscar nuevos aliados también es un paso importante, especialmente ahora que las y los mexicanos nos hemos dado cuenta de que podemos hacer sinergias interesantes con países líderes en la industria, como es el caso de Alemania y la invitación que ha hecho a México para ser el primer país latinoamericano en participar en la Feria de Hannover 2018.

Asimismo, esta coyuntura de 100 días nos ha mostrado que nuestros productos y servicios son altamente valorados en mercados latinoamericanos, europeos y asiáticos, tanto en las cadenas productivas como entre los consumidores. Tenemos las herramientas para expandirnos a otros mercados, como  lo han mostrado las exportaciones del primer trimestre del año.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.