Las tres explosiones que dañaron al autobús del Borussia Dortmund, cuando se trasladaba al estadio para jugar la ida de los cuartos de la Liga de Campeones, fueron dirigidas directamente contra el vehículo, indicó el jefe de la policía de la ciudad.

Partimos del principio, y esto lo planteamos desde el inicio, que se trata de un ataque que fue dirigido directamente contra el autobús” del equipo, declaró Gregor Lange, jefe policiaco de Dortmund.

La fiscalía local reveló que en el lugar se encontró una “carta”.

Su autenticidad está siendo verificada”, agregó sin detallar cuál era su contenido.

Un par de horas antes del inicio del partido, previsto para las 20:45 locales, el autobús del club fue dañado por tres explosiones, cuando abandonaba el hotel de concentración para completar los 10 kilómetros que le separan del estadio.

Los dobles cristales del autobús fueron dañados de gravedad y la parte derecha trasera, a la altura de los asientos, estaba visiblemente quemada.

En el incidente resultó herido el español Marc Bartra, quien debió ser operado de la muñeca.

Las autoridades señalaron en un comunicado que los artefactos pudieron estar escondidos en las cercanías de un estacionamiento.

Las fuerzas de seguridad acordonaron la zona mientras continuaba la investigación y se envió un dron por los alrededores para recoger posibles pistas.

Los ataques terroristas se han intensificado los últimos meses en Europa y otras zonas del mundo.

El viernes pasado en Estocolmo un camión arrolló a una multitud en una de las principales calles de la capital sueca, dejando tres personas muertas.

Fue el cuarto atentado mortal por atropellamiento que tiene lugar en Europa en menos de diez meses.

Niza, Berlín y Londres también sufrieron ataques.

En Niza, el año pasado, fallecieron 85 personas al ser arrolladas por un camión en el Paseo de los Ingleses durante los festejos del 14 de julio, fecha de la fiesta nacional francesa.

En Berlín, un camión irrumpió en un mercado navideño el pasado 19 de diciembre y dejó 12 muertos y 48 heridos, en un ataque cuya autoría fue asumida por el Estado Islámico.

El pasado 22 de marzo, un terrorista sembró el pánico en las inmediaciones del Parlamento de Reino Unido, cuando atropelló con un todoterreno a numerosos transeúntes en el puente de Westminster. El saldo fue de cinco muertos.

Y en Egipto, apenas el pasado domingo, 46 personas murieron en los atentados con bomba en dos iglesias coptas, ataque que también se atribuyó el Estado Islámico.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.