Mujeres y hombres para los que estos casos sólo significan un tema de morbo para sus reuniones, deben abrir los ojos y no suponerse exentos ante este tipo de violencia de género.

Feminicidio. Una palabra que desgraciadamente no suelen comúnmente escuchar en noticieros o encabezados de periódicos. Pues a pesar de que más de 10 mil mujeres han sido asesinadas en México desde 2012, menos del 20 por ciento han sido juzgados como feminicidios.

Pero comencemos con lo básico ya que sorprendentemente, 5 de cada 10 personas no sabe explicar lo que es un feminicidio. El término “feminicidio” hace referencia a un tipo de homicidio específico en el que un varón asesina a una mujer, por ser de sexo femenino.  Exactamente, es asesinada por el simple hecho de ser mujer.

Quizá estén pensando que es una exageración, pero sobre este tema sólo el machismo lo considera así. Un caso radical ocurre en el estado de Tamaulipas, donde de enero de 2012 a junio de 2016 fueron encontrados los cuerpos mutilados de 50 mujeres, y ni uno sólo de esos casos fue juzgado como feminicidio. No obstante, cabe resaltar que el 36% de las mujeres asesinadas en 2016 fue estrangulada, ahorcada, ahogada, quemada, golpeada con algún objeto o apuñalada. Tres veces más que en el caso de los hombres, en su mayoría asesinados de un balazo, casi un 70%.

Muchas personas dirán que es un tema que está “de moda”, pero yo no lo llamaría así pues, una situación tan grave no significa que esté en tendencia, significa que las víctimas y sus familiares han decidido alzar su voz contra estos ataques, ya que como les he contado continúan sucediendo sin que las autoridades hagan algo al respecto. Incluso la gente con gran poder, que podrá hacer la diferencia, es dominada por el machismo y el desinterés. El ejemplo más claro, el 15 de junio de 2016, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” hizo la siguiente declaración cuando se le preguntó respecto a las mujeres desaparecidas o secuestradas en el estado de Nuevo León:

“Nosotros no tenemos ninguna denuncia del secuestro de alguna mujer, quizás se van con el novio, no ha habido ninguna denuncia de secuestro de alguna mujer en lo que llevamos de la administración. Puede ser problema del novio que se las lleve, sin el permiso de los papás.”

Sorprendente el nivel de incompetencia e ignorancia que cargan estas palabras. Viniendo de alguien que está a cargo de que estas situaciones no sucedan. Con esto podemos ver que en realidad nadie está comprometido a cambiar estos asesinatos, nadie con poder autoritario de hacerlo. Aunque, miles de mujeres ya han expresado su disgusto marchando en las calles el pasado 8 de marzo, Día de la mujer. Pero decepcionante fue el hecho de que, otra vez los medios no cubrieron nada sobre esta marcha, para ellos y las autoridades fue otra marcha más.

Mujeres y hombres para los que estos casos sólo significan un tema de morbo para sus reuniones, deben abrir los ojos y no suponerse exentos ante este tipo de violencia de género. Nunca se sabe cuándo puede ser su hermana, hija, mamá las víctimas del próximo feminicidio en este país. Apoyar, involucrarse en el tema o simplemente mostrar su indignación puede ayudar a que las miles de víctimas cuyos casos quedaron impunes sean escuchados y no pasados por alto como si fuera una situación normal, de todos los días.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.