Chihuahua tiene la Fiscalía General de Justicia con el mejor desempeño del país: sus agencias del Ministerio Público son las que atienden más rápido las denuncias de un ciudadano, y  su porcentaje de resolución de casos –respecto a los demás estados – es alto. Además sus fiscales tiene en promedio una de las menores cargas de trabajo y, a su vez, uno de los mayores presupuestos.

Todo lo contrario de las procuradurías de Puebla y Guerrero, que tienen el peor desempeño, y la de Ciudad de México, que es una de las más lentas para atender denuncias, y la que genera menos confianza entre los ciudadanos.

Así lo revela un estudio elaborado por la organización “Impunidad Cero”, el cual identifica y compara el desempeño de las procuradurías/fiscalías de las 32 entidades del país, mediante el análisis de ocho indicadores cuantitativos y cualitativos compuestos por 23 variables.

En la escala de 1 a 100, la de Chihuahua es la mejor evaluada con un indicador de 74.37 puntos. Le sigue Colima con 65.65; Yucatán con 64.37; Guanajuato con 63.99 y Nuevo León con 61.13. El top ten lo completan Querétaro, Hidalgo, Campeche, Coahuila y Zacatecas.

Las peores evaluadas son la procuraduría de Puebla, con un índice de apenas 29.84 puntos, seguida de Guerrero con 29.97. Después está la procuraduría de Michoacán con solo 37.47 puntos, la de Estado de México con 38.86, y la de Veracruz con 38.90.

La procuraduría de Justicia de Ciudad de México, la más grande del país en cuanto a agentes ministeriales, se encuentra hasta el puesto 17, afectada en gran parte, según el estudio, por sus largos tiempos de espera para atender una denuncia y su bajo esclarecimiento de casos.

En comparación con la edición anterior de este estudio, el mayor desplome es el de la procuraduría de Baja California, que pasó del puesto 5 al 21, propiciado por su bajo cumplimiento de órdenes de aprehensión. En cambio Colima, Campeche, Querétaro y Coahuila son las que más avanzaron.

A nivel nacional el estudio arroja que solo el 1.14 por ciento de los delitos que se registran se esclarecen de alguna forma por parte de las procuradurías, ya sea consignando la investigación a un juez, a través de una solución alternativa determinando que no hay delito. Además, en promedio se lograron cumplimentar poco menos de la mitad de las órdenes de aprehensión por parte de los policías ministeriales.

El estudio destaca que si bien los resultados en términos de eficacia son “desoladores”, se identifican también buenas prácticas en algunos estados, que los han llevado a mejorar su desempeño, sobre todo en el contexto de la puesta en marcha del nuevo sistema penal que, aunque marginalmente, ha disminuido el rezago de casos.

A continuación Animal Político te muestra los resultados de algunos de los indicadores más relevantes en este estudio.

La probabilidad de que se esclarezca un caso

El estudio parte de una realidad: la mayoría de los delitos no se resuelve. Esto se debe a que, de entrada, de acuerdo con cifras de la Encuesta de Victimización de INEGI 2017, el 94 por ciento de los casos ni siquiera se denuncian. Lo anterior significa que las fiscalías solo inician una investigación en 6 de cada 100 delitos que se cometen.

Y peor aún: de los casos que sí se abren, solo en el 18 por ciento se toma una determinación.

De esta forma, el promedio de denuncia y esclarecimiento de un caso a nivel nacional es de apenas 1.14 por ciento, pero hay variaciones importantes entre estados. Tras analizar los indicadores, el estudio ubica a Guanajuato como el estado donde hay mayor probabilidad de que un delito se esclarezca con 4.35 por ciento.

Le siguen Nayarit con 3.7 por ciento; Colima con 3.6 por ciento y Campeche con 3.1 por ciento, Dentro de los diez primeros con mayor esclarecimiento de casos están además Nuevo León, Coahuila, Zacatecas, Querétaro, Chihuahua e Hidalgo.

Por el contrario el estado donde menos se denuncian y esclarecen delitos es Guerrero con apenas el 0.24 por ciento. Esto equivale a un caso resuelto entre cada 400. El segundo peor es Tamaulipas con 0.29 por ciento; Jalisco con 0.37 por ciento; Yucatán con 0.50 por ciento y Oaxaca con 0.52 por ciento.

Tiempo de atención de una denuncia y confianza en MP

Un tiempo largo de atención de una denuncia en el Ministerio Público afecta gravemente la posibilidad de que haya justicia. El estudio destaca que tiempos prolongados desincentivan que la gente denuncie, lo que de inmediato deja el caso impune.

El promedio nacional de atención de denuncia en 2016 fue de 135 minutos. En cambio a la fiscalía de Chihuahua, la de mejor desempeño en cuanto a tiempo de denuncia, solo le toma 85 minutos procesar la denuncia de un ciudadano. Le siguen con los tiempos más bajos Colima con 89 minutos, Baja California con 95 minutos, y Yucatán con 98 minutos.

En cambio las agencias del MP más lentas para atender una denuncia son las de Guerrero, donde a un ciudadano le toma 212 minutos culminar el proceso de su denuncia, es decir, tres horas y media. Le sigue Michoacán con 206 largos minutos en promedio por denuncia, y Puebla con 201 minutos.

Y la cuarta procuraduría más lenta para procesar denuncias es la de Ciudad de México. En la capital un ciudadano tiene que pasar 196 minutos en el MP, más de tres horas, para culminar con su denuncia.

Este indicador, junto con otros, parece guardar relación con la confianza que los ciudadanos expresan en cada estado hacia sus agencias del Ministerio Público. Según INEGI, apenas el 2.2 por ciento de las personas en Ciudad de México dice tener “mucha confianza” en la Procuraduría. Es el porcentaje más bajo del país.

En cambio la procuraduría mejor posicionada en confianza es la de Yucatán donde 17.8 por ciento de los ciudadanos responde que le tiene “mucha confianza” seguida de la de Guanajuato con 17.1 por ciento.

Las más ricas, y las más pobres

El estudio de Impunidad Cero analizó, como parte de su comparación, distintas variables que evidencian los recursos humanos con los que cuentan las procuradurías. Por ejemplo, el número de agentes del Ministerio Público y de sus auxiliares: los policías ministeriales.

En cuanto a agentes del MP (también llamados fiscales) el estado que tiene la mayor riqueza respecto a su población es Chihuahua, con 24.8 agentes por cada 100 mil habitantes, seguido de Baja California Sur con 16.5, y Quintana Roo con 14.8. En cambio, las procuradurías más pobres en este aspecto son Sonora con apenas 2.3 fiscales por cada 100 mil habitantes, Puebla con 2.5, y el Estado de México con 3.5

En cuanto a policías ministeriales, Ciudad de México tiene la mayor proporción con 34.2 elementos por cien mil habitantes; seguido de Chihuahua con 33.6; y Baja California con 33.4. En cambio, Veracruz cuenta con apenas 10.3 policías por cien mil habitantes (el porcentaje más bajo) seguido de Puebla con solo 11.3 y Tlaxcala con 12.2.

De ahí que no resulta extraño, añade el análisis, que en cuanto a carga de trabajo Sonora tenga el mayor rezago con 544 casos por cada agente del MP, seguido del Estado de México con 367.8 casos, y Puebla con 327.3.  En cambio en Campeche, Nayarit y Chiapas están los fiscales con menos carga de trabajo, con un promedio de 26 a 39 investigaciones.

Y si nos referimos a presupuesto, el estudio indica que la mayor proporción de recursos la tiene Ciudad de México con 696 pesos anuales en promedio per cápita, seguida de Nuevo León con 671 pesos per cápita y Chihuahua con 592 pesos. En el otro extremo encontramos a Tlaxcala con la fiscalía con menos recursos: 93 pesos per cápita, seguido de Puebla con solo 127 pesos, Veracruz con 135 pesos y Oaxaca con 151 pesos.

Cumplimiento de las órdenes de aprehensión

El análisis revela que la media nacional en cumplimiento de órdenes de aprehensión por parte de los policías ministeriales de las procuradurías fue, en 2017, del 49.7 por ciento. Esto significa que por lo menos 1 de cada 2 órdenes de arresto en el país no se cumplimentan. Pero de nuevo, las diferencias son significativas entre estados.

El mayor foco rojo es Nayarit, donde solo se ejecutan con éxito el 12.7 por ciento de las órdenes de arresto, prácticamente 1 de cada 10.  En Sonora se cumplimentan solo el 25.3 por ciento, y en Guerrero apenas el 28.7 por ciento, en promedio 1 de cada 4 órdenes que otorgan los jueces locales.

Por debajo del 40 por ciento de órdenes cumplimentadas se ubican además Tabasco y Morelos.

En el extremo positivo se encuentra Coahuila, que reporta un 76.5 por ciento de órdenes que sí se ejecutan (3 de cada 4), seguido de Yucatán con un 71.4 por ciento de órdenes de aprehensión resueltas, el Estado de México con 69.5 por ciento, Colima con 68.5 por ciento, y Querétaro con 67.5 por ciento.

En este indicador Ciudad de México se encuentra hasta el puesto 16 nacional, con solo el 54.3 por ciento de órdenes de arresto logradas.

 

Fuente: Animal Político

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.