Por: Gustavo de Hoyos Walther | Presidente Nacional de la COPARMEX

En definitiva, contar con un Consejo Fiscal Independiente nuevamente es dar un paso más para la ciudadanización y profesionalización de las decisiones que nos afectan a todos, en este caso a los contribuyentes, que somos quienes aportamos los recursos para el gasto público.

La coyuntura favorable actual de la economía mexicana constituye un momento propicio para tomar acciones que ayuden a preservar el crecimiento de la economía, blindar las finanzas públicas y mantener la disciplina fiscal, independientemente de la orientación política y la conformación del nuevo gobierno que emerja del proceso electoral del 2018.

El comportamiento que hemos observado en los últimos años refleja la ausencia de contrapesos a decisiones discrecionales adoptadas particularmente en materia de endeudamiento público, lo que nos ha llevado al deterioro de nuestra posición fiscal. Esto es un foco de alerta que debemos atender con urgencia.

Observamos, por ejemplo, un incremento del 32% en el acumulado del endeudamiento medido a través de los saldos históricos de los requerimientos financieros del sector público, que pasaron de 5 billones 890 mil millones de pesos, equivalentes al 37.7% del Producto Interno Bruto en 2012, a 9 billones 797 mil millones de pesos, es decir un 50.01% del PIB al cierre del 2016.[1]

Hay que decirlo claro: ese ritmo de endeudamiento en buena medida se originó por un mayor gasto público, ya que pasamos de un gasto neto total del 25.1% como proporción del Producto Interno Bruto, a un total de 27.4% en el 2016.

Por otra parte, no se ha aprovechado en forma eficiente el fortalecimiento de la recaudación, derivado del esfuerzo de todos los mexicanos que pagamos impuestos, ya que los ingresos tributarios pasaron de representar el 8.4% del PIB en 2012, al 13.9% en el 2016, lo que significa un aumento del 65%.

Desde la COPARMEX señalamos en diversas ocasiones el riesgo de la deuda pública, pero definitivamente faltó una institución que vigilara y advirtiera las implicaciones de ese endeudamiento, máxime que se dio en un entorno de alza de tasas de interés en todo el mundo, y cuya consecuencia hoy es quitar recursos a rubros importantes para destinarlos al servicio de la deuda.

No tuvimos entonces una institución que recomendara acciones para prevenir y corregir esa situación. Por eso, en COPARMEX nos hemos integrado a los esfuerzos de diversas organizaciones de expertos que proponen definir los elementos para crear un Consejo Fiscal Independiente en México que, como lo han hecho ya 47 países en los últimos años, realice evaluaciones públicas independientes de la política fiscal y contribuya mediante indicadores presupuestarios imparciales a  identificar las mejores opciones de política pública en esta materia.

La Secretaría de Hacienda sostiene que en México existe un alto nivel de calidad  y escrutinio en materia de política fiscal y que un organismo como el que proponemos agregaría poco valor en la materia.

Sin embargo, la semana pasada, en el Senado de la República, organizamos un foro sobre mitos y realidades del Consejo Fiscal, en conjunto con un grupo plural de legisladores, instituciones y expertos nacionales y extranjeros, quienes coincidieron en la necesidad y conveniencia de que México cuente con este Consejo, que tendría las siguientes características:

1º. Ser autónomo, con carácter apartidista;

2º. Emitir opiniones y recomendaciones sobre la política fiscal, recaudación, gasto y deuda.

3º. Evaluar los paquetes económicos que propusiera el Ejecutivo, analizando la viabilidad de las metas de crecimiento.

4º. Estimar el impacto fiscal de medidas propuestas por el Poder Ejecutivo Federal que puedan influir en la economía del país, en el mediano y en el largo plazo.

5º. El Consejo No tendría facultades sancionadoras ni estaría por encima de los Poderes Legislativo o Ejecutivo.

Los representantes parlamentarios de la mayoría de las fuerzas políticas en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República ya conocen la propuesta técnica integral de COPARMEX para hacer un Consejo Fiscal Independiente en México.

Los convocamos hoy a discutir a fondo esta iniciativa, para enriquecerla y en su caso aprobarla, para asegurar que toda la sociedad disponga de herramientas que permitan conocer la realidad de la situación fiscal del país y sobre todo vigilar que las autoridades adopten las mejores prácticas internacionales en la materia, con transparencia y con rendición de cuentas.

En definitiva, contar con un Consejo Fiscal Independiente nuevamente es dar un paso más para la ciudadanización y profesionalización de las decisiones que nos afectan a todos, en este caso a los contribuyentes, que somos quienes aportamos los recursos para el gasto público.

Es lógico que a los políticos les asuste, se entiende que no estén de acuerdo con este tipo de propuestas innovadoras. Al final, COPARMEX siempre apostará a fortalecer a la ciudadanía, a empoderarla frente al poder público. Sólo así podemos desterrar riesgos de gobiernos populistas, irresponsables y autoritarios que quieran tomar decisiones para su beneficio y en contra de la gente.

[1] Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública al cuarto trimestre de 2016, p. 93.  Disponible en:  http://finanzaspublicas.hacienda.gob.mx/work/models/Finanzas_Publicas/docs/congreso/infotrim/2016/ivt/01inf/itindp_201604.pdf

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.