El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, empezó a gravar productos chinos, en su mayoría de tecnologías de la información y robótica, buscando impactar el proyecto ‘Made in China 2025’, que tiene como objetivo convertir al país asiático en uno de los principales productores de avanzada.

El viernes pasado, el primer escalón de la amenaza se hizo realidad y aún está latente gravar productos por 200 mil millones de dólares adicionales. No obstante, esta situación podría ser positiva para México.

Las tarifas de EU a productos chinos se han enfocado en componentes industriales, semiconductores y chips para PCs y smartphones, por lo que las empresas que manufacturan en China y que dependen de esos componentes tendrán que subir de precio, coincidieron expertos, lo que podría significar una ventana de oportunidad para Jalisco, también conocido como el ‘Silicon Valley mexicano’.

“De los 10 mayores exportadores de China a Estados Unidos, nueve tienen que ver con productos de tecnología (originales), es decir, teléfonos celulares, tabletas, eso significaría que los productos llegarían en teoría más caros al mercado de EU, ¿qué beneficios podría tener para México? Jalisco, por ser el ‘Silicon Valley’ mexicano, que tiene varias empresas que se dedican a la manufactura de estos productos, pudiesen ser favorecido”, dijo Jorge Morones, vicepresidente del capítulo occidente de la Cámara de Comercio y Tecnología México-China en entrevista.

Luz María de la Mora, directora de LMM Consulting, comentó que las desviaciones del comercio que derivarían de los gravámenes también podrían propiciar inversiones en el extranjero, lo cual favorecería a México.

“La parte positiva podría ser que en lugar de que se produzca en China algún tipo de insumo, componente o producto, mejor vengan a México a producir para exportar desde aquí”, indicó.

El plan ‘Made in China 2025’ tiene como fin subir de nivel la industria de manufactura tecnológica china y que en dos años, 40 por ciento sea de contenido doméstico en los sectores ‘high-tech’.

Fuente: El financiero

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.