Por: José Manuel Urreta Ortega | Presidente del CCE en el Estado de Veracruz y Coordinador de CONCAMIN para la Zona Oriente de México | @ManuelUrreta

Las innovaciones y adelantos tecnológicos difícilmente tendrían razón de ser sin una conexión real y directa con la vida práctica del común de las personas; los avances globales propios de las sociedades de la información deben contribuir a un mejor estado de grupos e individuos ya sea facilitando su vida cotidiana, colocando a su alcance la información y conocimientos que han observado un crecimiento exponencial en décadas recientes, logrando una mayor cobertura de las acciones públicas o contribuyendo a preservar los recursos naturales y entornos en los cuales se desarrollan.

Para garantizar un crecimiento productivo y económico pero también social de México, que sea dinámico y sostenido a tasas mucho más elevadas que las observadas en los últimos años todos los sectores de la sociedad debemos impulsar aplicaciones prácticas y sistemáticas desde las cuales la cuarta revolución industrial sostenga en la práctica las nuevas maneras de organización por parte de las comunidades.

Por ello, diversos organismos representantes del sector empresarial nacional hemos establecido con las autoridades del próximo Gobierno Federal, desde semanas previas a etapa de transición, como uno de nuestros objetivos comunes facilitar la incorporación de jóvenes y sus conocimientos a las cadenas de planeación, administración y producción empresarial que beneficie por igual a ambas partes, pues mientras los estudiantes y egresados tendrán oportunidades reales de incorporación y desarrollo en el mercado laboral la iniciativa privada podrá aprovechar el valor agregado y competitivo que representa el cúmulo de conocimientos y habilidades generados en universidades y tecnológicos; tenemos el acuerdo mutuo con la próxima titular de STPS, Luisa María Alcalde Luján, para visitar Veracruz durante los primeros meses de la Administración e impulsar juntos este proyecto de manera local.

Tomando como base el modelo dual alemán, donde la formación educativa de los alumnos se complementa con su incorporación a la planta productiva para garantizar la aplicación práctica de los contenidos recibidos en las aulas, en México tenemos contemplado que jóvenes mexicanos se incorporen como aprendices al mercado laboral; éstas y otras acciones de vinculación entre la academia y empresas sin duda nos permitirá acelerar el progreso y modernización de nuestra industria y economía.

En la esfera de la administración pública el esfuerzo común entre todos los sectores también es fundamental para incorporar nuevas prácticas y avanzar lo más rápido posible hacia la digitalización de la sociedad tal como ocurre en otras latitudes. Una de ellas es lograr una simplificación real de trámites y reducción de tiempos para llevarlos a cabo, en una mejora regulatoria permanente que tienda al establecimiento de un marco claro, de mínimos costos, sea de fácil cumplimiento, esté al alcance de todos los mexicanos y promueva la transparencia en todos los procesos de la vida pública del país.

Después de un largo tiempo de insistencia por parte de diversos sectores en mayo pasado el Gobierno saliente decretó una Ley General de Mejora Regulatoria, que establece como objeto implementar políticas públicas que perfeccionen las regulaciones y simplifiquen trámites y servicios cuya reglamentación, aprobación local y aplicación práctica aún son indispensables; mientras tanto, es digno de resaltar el esfuerzo que todos los días realizan diversas dependencias e instituciones públicas a nivel federal y estatal para avanzar en la digitalización de trámites y servicios tendientes a facilitar por un lado a los ciudadanos su acceso a programas y acciones de gobierno y por el otro a las autoridades sistematizar y ordenar toda la información para tener pleno conocimiento de acciones, recursos empleados y efectividad de los mismos que a su vez permitan replantear o reafirmar políticas públicas de real impacto positivo en la vida diaria de todos los mexicanos.

Uno de estos es el de IMSS Digital, donde se han logrado hasta el momento más de 21 millones de actualizaciones de datos de derechohabientes por la vía digital así como un flujo mensual de más de 3.5 millones de movimientos que, aunque aún están a medio camino para ofrecer una cobertura total a los más de 80 millones de afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social por esta vía, sin lugar a dudas se dirigen en el sentido correcto.

Tanto en el ámbito federal impulsado por su Director General Tuffic Miguel Ortega, como en Veracruz con José Antonio Lozano Enríquez, Director de Incorporación y Recaudación de la Delegación Regional Veracruz Norte y Sur, los organismos empresariales hemos estado cercanos a este proceso para dar seguimiento y contribuir en las principales acciones en la materia, con los objetivos de mejorar la calidad de los servicios, avanzar en el urgente fortalecimiento financiero así como la simplificación de trámites que den viabilidad financiera al Instituto.

En este tema, así como en el del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México o cualquier otro será muy importante que el próximo Ejecutivo que encabezará Andrés Manuel López Obrador preserve las buenas acciones y aquellas que no han dado los resultados esperados se modifiquen o eliminen por completo. Aún más relevante será que al determinar si una política da resultado o no sean los propios receptores o destinatarios de esas políticas, aquellos que han padecido o sido beneficiados por estos proyectos, planes y programas, quienes emitan su opinión pero sobre todo que ésta sea vinculante a las decisiones finales que tome el próximo gobierno. La pregunta hoy es ¿cómo podremos saber cuándo se someterá a consulta una decisión de gobierno? Aún no queda claro, y es muy importante determinarlo desde ahora para legitimar los resultados de una consulta o la toma de una decisión gubernamental.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.