La cadena española de hotelería adquirió el predio de playa denominado “El Zacatón” al banco español “Bankia” que se ubica en el destino turístico de Los Cabos.

 

Esta joya del Pacífico se extiende sobre el paisaje a lo largo y ancho de 4 millones de metros cuadrados y cuenta con una autorización para construir 24 mil cuartos hoteleros.

 

El valor del predio escriturado a Iberostar fue de 45 millones de dólares, y aunque parezca mucho dinero, resulta una ganga si tenemos en cuenta que por los maravillosos metros cuadrados que dan al espléndido Mar de Cortés, pagaron apenas una pequeña parte de lo que vale el metro cuadrado en zonas populares o de interés social.

 

Así mismo el costo por “llave hotelera” de acuerdo a la capacidad del predio también es un “deal” que pondría celoso a negociadores de la talla de D. Trump, ya que a la empresa española le costó menos de 2 mil dólares cada llave, cuando el precio de mercado asciende al menos diez veces más.

 

Estos estimados los comparte el Ayuntamiento de Los Cabos que le otorgó al terreno como valor catastral la cifra de 1,168 millones de dólares, y fue valuado de acuerdo a propiedades en la misma zona. Pareciera que Bankia quiere desprenderse rápidamente de sus activos en México, aun perdiendo dinero, y para esto sobran tiradores que se quieren beneficiar.

 

Lo que queda ahora por resolver es si la carga fiscal que enfrentarán los hoteleros se calcula en base a lo que pagaron, o en base a lo que cuesta. Se avecinan dolores de cabeza.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.