El primer ministro japonés Shinzo Abe anunció este lunes el aumento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en octubre de 2019, una medida que se había aplazado dos veces por temor al impacto en la tercera economía mundial.

El aumento del IVA del 8 al 10 por ciento, que inicialmente debía servir para reducir la enorme deuda de Japón, se acompañará de medidas para intentar atenuar sus repercusiones en la demanda de las familias, muy sensible al aumento de precios.

“Nuestro primer ministro afirmó que (el gobierno) haría todo lo posible para evitar un impacto negativo en la economía”, declaró el portavoz gubernamental Yoshihide Suga a la prensa, aunque aseguró que se reservaba la posibilidad de modificar la decisión en caso de recesión.

A la comida y otros productos de primera necesidad solo se les aplicará una tasa reducida del impuesto. También están previstas ayudas a los comercios pequeños y medianos.

El gobierno también está estudiando exenciones fiscales para los consumidores que compren coches o casas.

Los ingresos del IVA servirán principalmente para favorecer la natalidad, creando plazas de guardería o convirtiendo en gratuita parte de la escolarización.

FUENTE: LÓPEZ DÓRIGA DIGITAL

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.