Un juez decidió procesar a Cristina Fernández de Kirchner, expresidenta de Argentina; y a sus hijos, Máximo y Florencia Kirchner, por presunto lavado de dinero a través de la empresa familiar Hotesur.

También se procesó a Romina Mercado, sobrina de Fernández, y al empresario constructor Lázaro Báez, ya en prisión preventiva desde 2016, según información de El Universal.

Hay sospechas de que la familia de la expresidenta de Argentina recibió pagos por parte de empresarios a través de la contratación de habitaciones de un hotel administrado por la firma Hotesur de la que los Kirchner son socios.

El juez aseguró que Hotesur no contaba “con capacidad económica ni experiencia en el rubro”, y que su finalidad era otorgarle las cantidades pagadas en sobornos “apariencia de legítimas”.

En noviembre de 2017, Cristina Fernández de Kirchner negó todas las acusaciones y aseguró que la actividad de “la empresa había sido plenamente legal”.

-Político.mx

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.