La incertidumbre que se tiene con Trump hacer que los mercados financieros se muevan en forma por demás inestable sobre todo México. Nuestra economía, a pesar de las amenazas del líder del norte se ha comportado bien y se nota que no ha bajado el ritmo.

Considero que México es un país de personas trabajadoras basta que tengamos una fuerte sacudida como el terremoto del 85 o estas amenazas de Trump. Para que nos unamos y corran rumores que podemos, que salimos sin ayuda del país vecino, etc, etc, etc.

Sin embargo estamos tremendamente ligados a la economía norteamericana y sería desastroso un rompimiento del Tratado de Libre Comercio.

Probablemente esto si sería una sacudida económica de inmensas dimensiones pero finalmente nuestro país saldría adelante.

Desde mi área de trabajo (fiscal-financiera) yo recomendaría que nuestras autoridades por favor volteen hacia las MIPYMES (micro-pequeña y medianas empresas). Creando apoyos hacia esas empresas tales como:

  1. Financiamientos
  2. Capacitaciones
  3. Estímulos fiscales
  4. Facilidades administrativas

De esa forma seguramente habrá generación de empleo ya que en estas empresas (No en los grandes consorcios) 8 o 9  de cada 10 empleos en nuestro país. Por otro lado, nosotros los ciudadanos del país, debemos de cumplir con nuestras obligaciones civiles, legales y fiscales para poder estar en una postura de exigir el cabal cumplimiento de nuestras autoridades.

Considero que es tiempo que en nuestro país se acabe el apapacho empresarial y dejen de existir las dadivas como fondos perdidos, procampo, etc. Porque lo único que provocan son fomentar la flojera y la “tranza”.

En materia fiscal con la aparición de la llamada “Ley de lavado de dinero” en el 2013 y la reforma fiscal del 2014 que se caracterizó por ser bastante fiscalizadora y recaudatoria en donde se pone fin a los constantes esfuerzos de las autoridades fiscales que venían realizando  desde 1980. La fiscalización de la persona física porque hoy dichas autoridades tienen todos los elementos para conocer las finanzas de prácticamente todas las personas que de una u otra manera generan economía normal en nuestro país. Basta que las autoridades quieran hacerlo de verdad.

Pareciera que hablo únicamente a favor de las autoridades, pero no, mis queridos lectores por otro lado existen formas de cumplir con las leyes (sobre todo fiscales) que no implican graves desembolsos de dinero por pago de impuestos ya que nuestras leyes contemplan mecanismos que si bien son complicados de entender y aterrizar benefician a los contribuyentes pero siempre cumpliendo con requisitos fiscales y legales.

Por último, concluyo que la fórmula desde mi punto de vista para que tengamos otra clase de país sería:

-Impulso a la MIPYMES

-Generación de empleos

– Disminución de delincuencia

-Cumplimiento de ciudadanos

-Exigencia a nuestros gobernantes

-Combate a la corrupción e impunidad

-Crecimiento sano de nuestro país

Esta fórmula no es un secreto es una realidad que ojalá se diera sin ninguna sacudida.

Me gustaría despedirme con una frase de Platón, “El precio desentenderse de la política es el ser gobernado por los peores hombres”.

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.