Por: Nicho Hinojosa.

¿Cuántas veces hemos tenido la intriga de saber si podemos o no confiar en alguien? ¿Cuál fue la última vez que le confiaste algo a un amigo?

La confianza es algo que a través del tiempo se va perdiendo, y es que no es fácil en nuestros tiempos tener confianza de pedir algún consejo o contar algo que muy pocos saben de ti.

En la era del internet y los celulares nos hemos dado cuenta que en muy contadas ocasiones contamos con el consejo de un buen amigo. Esto se debe en gran medida a que creemos que lo que buscamos en internet va a resultarnos beneficioso, y lo más importante… guardará nuestro secreto.

Pero, ¿Y si te contara que todo lo que viene en internet no es real? ¿Si lo que encuentras como respuesta a tus dudas sólo complica más tu problema?

Muchos de los temas tratados en las redes están escritos por personas como tú y como yo, que quizá no saben sobre el tema y sólo publican por diversión.

Hay cosas que quizá no sean tan importantes de tratar, y sí, buscar varias opiniones en YouTube o google es una buena opción, pero para casos más específicos siempre vale la pena tener a un buen amigo en quién confiar. Alguien que conozcas y te conozca.

En estos tiempos en los que la tecnología nos ha sobrepasado, en donde tenemos hijos y los entretenemos con tabletas y celulares, donde pocas veces platicamos con los que tenemos de frente; quizá debemos detenernos un poco y pensar si lo hemos estado haciendo bien.

Recuperar la vida y realmente vivir y convivir. Tener confianza en la gente y platicar de las cosas que nos pasan.

Recuperar la capacidad de asombrarnos de muchas cosas está en nuestras manos, y así recuperar lo que tanto nos hace falta en esta vida, la confianza.

Comencemos por nuestro círculo, nuestra familia, nuestros amigos. Démonos cuenta quién está a nuestro lado, con quién podemos convivir para crear y volver a creer, porque la vida es vida cuando se convive y se tiene confianza en los demás.

Ahora que leas esto no te pido que confíes en mí, pero intenta hacer la siguiente dinámica:

Antes de ir a trabajar, platica con algún miembro de tu familia, sin celulares en mano.

Si eres de los que viven solos, busca a un amigo y queden de verse antes del trabajo.

¿Cuántos temas podrás desarrollar?

Intenta hacer esto con personas diferentes y hazlo una costumbre. Para lograr confianza tenemos que convertirnos en personas confiables, poniendo especial atención en nuestros comentarios, mostrando interés y evitando criticar.

Tenemos que recuperarnos, tenemos que volver a vivir. ¡Vivir como antes!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.