Por: Nicho Hinojosa/@nichohinojosaof

¿Conocen el cerro de las noas? Está ubicado en la ciudad de Torreón, Coahuila y al subir el cerro descubrirás que es algo más que un cerro. Ahí arriba fue creado una enorme iglesia y un Cristo que mide más de 20 metros de altura.

Todo mundo que pase por la comarca lagunera debe visitar ese cerro, que además de tener este complejo religioso, tienes una vista de la comarca, maravillosa.

Un dato curioso de las calles en el centro de Torreón sale a la vista. Y es que un error de medición hizo que las calles se hicieran más anchas de lo previsto, según a quien se le encomendó trazar la ciudad (Ing. Federico Wulff) usó una cinta de medición americana.

Ojalá y todas las calles de nuestro país tuvieran ese error ¿no creen? Nunca nos imaginamos el crecimiento de nuestra población y ahora las calles de cualquier ciudad en México son insuficientes. En Coahuila hay tantas cosas por ver.

Te cuento de Cuatro Ciénegas. Ahí nació Venustiano Carranza, ex presidente de nuestro país y ahí, en la casa donde él nació, crearon un pequeño, pero muy completo museo. Con fotografías, objetos, documentos históricos, en fin, un buen resumen de la historia de México.

Están también las pozas, manantiales, ríos subterráneos; los cuales dan oportunidad de vida a muchas especies que sólo existen en ese lugar. A mi forma de pensar, las Ciénegas que conforman este lugar deben de ser resguardadas con mucho celo y debe prohibirse el paso a la gente en general, porque las especies que ahí habitan están en peligro de extinción.

Sí puedo pensar que haya visitas guiadas, pero definitivamente el acceso a las pozas debe ser restringido. Si no por las autoridades, pues por los mismos habitantes de la región.

También ahí está la vitivinícola Vitali, la cual tienes que visitar y tener una charla con su propietario Sergio Vitali, que es una persona sumamente amable y muy carismática. Te dará un pequeño recorrido personalizado y te contará una que otra anécdota. Te dará a probar de sus vinos y te explicará el proceso de elaboración.

Antes de irte de Cuatro Ciénegas ve y disfruta de uno de sus dulces típicos conocidos como conos rellenos de leche quemada. Siéntate en una de las bancas de su plaza principal y disfruta. A veces requerimos de ese tiempo en el que puedes reflexionar sobre cosas importantes de tu vida. Es, Cuatro Ciénegas, uno de nuestros hermosos pueblos mágicos que no podemos dejar de visitar.

Siguiendo en nuestra ruta nos encontramos con la capital de Coahuila, Saltillo, y más adelante Ramos Arizpe. Hay mil opciones para comer en estas dos ciudades que están pegadas.

Pero yo te invito a probar el arroz huérfano y una buena nieve, sin olvidarte de pedir para llevar, pan de huevo. Ah, que delicias se encuentra uno en nuestro andar por este hermoso país.

Antes de salirte de Saltillo, visita el restaurante ‘El Apenitas’ que está en la carretera Saltillo-Monterrey. Vas a disfrutar de un rico desayuno, comida o cena, con una gran variedad de platillos. Recomendadísimo. Aparte que te atienden como rey.

Hay más por contar, y antes de llegar a mi tierra, Nuevo León, te contaré de las festividades que acaban de pasar en Parras, Coahuila, otro de nuestros pueblos mágicos que merece ser contado punto y aparte.
Te lo voy a repetir hasta el cansancio: la mejor manera de disfrutar la vida es ir descubriendo y conociendo cosas nuevas, lugares nuevos, sabores nuevos, gente nueva.

Te propongo que por lo menos una vez al mes hagas algo que nunca en tu vida hayas hecho, y créeme que te sorprenderá saber que todavía hay muchas cosas que disfrutarás y que te quedan por hacer. Le darás más calidad a tu vida y valorarás lo poco o mucho que tengas.

El aprendizaje de lo que vives compártelo y formemos juntos la escuela del conocimiento y aventura.
Te invito a seguir la página de Facebook ‘Ven súbete a la van’. Ahí juntos seguiremos recorriendo muchos lugares con nuestro amigo Luis Espino.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.