Por: Nicho Hinojosa|@nichohinojosaof

Es la primavera, sin duda, una estación de renovación; las plantas vuelven a florecer, el clima varía constantemente y dejamos en el closet, por un buen tiempo, la pesada ropa invernal para sacar la más ligera.

“Hay que sacarlo todo afuera, como la primavera” dice una canción del compositor argentino, Piero José.

Y en la primavera, como en la vida misma, hay que renovarnos, experimentar cosas nuevas, vivir experiencias únicas y dejar de planificarlo todo.

Las cosas espontáneas también suelen salir bien. Debemos volvernos un poco así, como la primavera. Y florecer, variar nuestros hábitos; y lo más importante, olvidar todo ese peso que a veces cargamos inútilmente. Esos apegos que, realmente no necesitamos pero estamos convencidos que son indispensables, que son como esa ropa de invierno que empalmamos encima nuestro y que lejos de quitarnos el frío, nos entorpece nuestro día a día.

Guardemos esos apegos en el closet y vivamos más ligeros.

“Nadie quiere que adentro algo se muera”, continúa la canción de Piero. Dejemos atrás todo aquello que debe quedarse allá, en el pasado. No carguemos con piedras, que si las traes al presente, solo te harán tropezar una y otra vez.

“Hablar mirándose a los ojos, sacar lo que se puede afuera, para que adentro nazcan cosas nuevas” termina Piero cantando.

Y así como esta hermosa canción, nosotros hagamos de nuestra vida un cambio constante. La naturaleza es sabia, la naturaleza es Dios, es maestra, madre, y nos enseña los momentos de un cambio.

¡Seamos primavera!

Que nuestra alma florezca sin importar cuanto frío haga en nuestra vida. No está demás, mis queridos lectores, recordarles que en esta época del año hay que entregar amor de sobra.

A la familia, a la pareja, a los amigos, y hasta los desconocidos. Una sonrisa al caminar, por lo menos. No nos cuesta nada, y ganamos todos.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.