LA REVOLUCIÓN POSTERGADA O UN TEMA PARA CAMPAÑA

Por: Eduardo Sadot-Morales Figueroa | @eduardosadot | sadot16@hotmail.com

La solución inmediata es fortalecer a instituciones como la CONDUSEF, finalmente directa o indirectamente los bancos son socios ganadores de todos sectores público y privado, son una concesión del gobierno sin regulación con criterio social y solidario con todos los sectores, cobran intereses usureros que hay que regular, disfrazan sus ganancias frente al fisco, no hay control sobre el comportamiento de su personal ni tienen sindicatos, con lo cuestionable que son, pero es tiempo de poner orden a la sufrida exigencia social de los usuarios.   

Las principales luchas sociales en el mundo contra las tiranías han costado muchas vidas, la sociedad se ha revelado contra las injusticias, contra las desigualdades, contra los abusos del poder y la opresión, pero hoy todas ellas están juntas y tienen otra cara. Hemos escuchado algunas veces palabras como la nomenclatura, los hombres del poder o los factores reales de poder de las que hablan Duverger, pero aún no queda muy claro quiénes son, qué forma tienen o cuáles son sus nombres, lo que es indudable, es el poder que tienen. Personajes con apellidos como Rockefeller, Rothschild, Morgan,  Bush, Warburg, Soros, Volcker, Summers o Du Pont, por nombrar algunos, son apellidos ligados a las firmas de bancos más poderosos del mundo, que en la defensa de sus fortunas e intereses han participado en las decisiones de la llegada de gobernantes, en México por ejemplo la consumación de la independencia, la reforma de Juárez triunfante frente al embate europeo y la imposición de Maximiliano y la misma revolución mexicana, no habría sido posible sin las armas proporcionadas por la participación extranjera.

Los Bancos en todo el mundo, ejercen un poder enmascarado, a veces discreto otras cínicamente evidente, absoluto y sanguinario. México no es la excepción, su poder es inconmensurable. Cuando usted asiste a un Banco a abrir una cuenta, pasa a engrosar la lista del ejército de personas anónimas – usuarios – que contribuirán al fortalecimiento del poder bancario. Algunos indicadores muestran su fuerza, por ejemplo; ninguna sucursal bancaria cuenta con la especificación del domicilio donde se encuentra, ni siquiera tiene el número obligatorio de la calle, ello a pesar de representar una irregularidad, es una costumbre, para evitar ser notificados de algún requerimiento judicial, la atención de sus empleados, además de insolente es irrebatible, la impunidad campea en todas las sucursales y, los usuarios, tienen que guardar silencio, aguantarse y soportar una tiranía ampliada y transferida a su burocracia, call centers interminables contestados en otros países en perjuicio del empleo nacional. Bajo el estribillo de que “es política del Banco” como una ley incuestionable, pisotean los derechos de sus clientes, hace algunos años la única instancia a la cual recurrir era la Comisión Nacional Bancaria y de Seguros, que no era mucho más allá que un club de banqueros, que graciosamente – en el mejor de los casos – repartían favores ante las quejas de los cuentahabientes y, en el peor ni siquiera se atendía. Casos de abusos de gerentes, ejecutivos y cajeros abundan hoy en día, ninguna queja contra prestadores de servicios bancarios prospera, ¡que eso son! Si solicita algún servicio debe autorizarles a usar toda su información “supuestamente protegida por el derecho a la privacidad e información, sin embargo, si usted se niega pues el servicio solicitado no prospera, el cobro de intereses más allá de usureros y agiotistas por excesivo rebaza los niveles de tolerancia, por ejemplo; los intereses moratorios rebasan los niveles tolerables legalmente inclusive llegando hasta 600% o más, los abogados defensores de bancos asumen la misma prepotencia e insolencia de los bancos y ni la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) puede hacer mucho, frente al poder bancario, no obstante que esa es su función, se ve limitada.

Quejas contra la insolencia de gerentes, ejecutivos o cajeros ni pensarlo, con el pretexto de ser iniciativa privada no obstante ser concesionarios, ni siquiera portan gafete que identifique a los prestadores de servicios, no hay legislación que sancione ni a los bancos ni a sus trabajadores en específico, y ya no hablemos de las prácticas discriminatorias, los “clientes” de primera de segunda o de tercera, si son usuarios del banco o solo ingenuos y eventuales usuarios solo porque van a cobrar un mísero cheque de nómina o porque les pagaron algún servicio con cheque, arbitrariamente abusan de quienes ignoran el derecho, por ejemplo a quienes les pagan antes de la fecha de vencimiento de sus quincenas, les argumentan que deben esperar hasta la fecha establecida en el cheque, porque el usuario ignora que un cheque debe ser pagado a la vista y al portador o a nombre de quien aparezca, según la leyenda del mismo y no lo que se conoce como posfechado que en los cheques resulta irrelevante, pues no tienen sustento jurídico los cheques posfechados, precisamente porque son a la vista y al portador o a nombre de quien lo debe cobrar. Y no se diga de los patrones mañosos que le incluyen la leyenda de “para depósito en cuenta del titular” porque si no tienen cuenta se vuelve un viacrucis de molestias incobrable. Y que me dicen del contubernio de los responsables del manejo de las nóminas, que obligan a recibir su pago en una institución bancaria determinada, porque al patrón o a los responsables de la nómina les representa un beneficio en dinero o en especie, por ejemplo los trabajadores, de la ahora recién nombrada ciudad de México, que deben acudir a cobrar su quincena o su pago de honorarios a un banco (AFIRME) ligado a un alto o altos funcionarios, imaginen el tamaño de la nómina de los trabajadores de la ciudad más grande del mundo, cuyas oficinas principales se encuentran en la Delegación Cuauhtémoc, porque ahí están las oficinas del jefe de gobierno y las principales oficinas centrales y organismos descentralizados del gobierno de la Ciudad de México y, ese Banco tiene solo tres sucursales en esa delegación, evidentemente alguien está haciendo negocio a costa de la incomodidad de la nómina, y ni la contraloría de esa dependencia y la auditoria superior de la federación ni la de Ciudad de México se han dado cuenta de eso.

La misma historia se repite a lo largo y ancho del país. Y qué decir de los abusos de los despachos, por ejemplo los préstamos en caja o en tarjetas o hipotecarios, los bancos los tienen asegurados, si se vuelven incobrables, el banco cobra el seguro, pero esa cartera de créditos incobrables la reportan en el año como pérdida al fisco, la venden a despachos, estos la cobran y les reporta ganancias pero eso sí, a las personas las dejan sin viviendas o sin bienes que embargan, y el usuario tiene que pagar además intereses moratorios superiores al 40% anual ¿eso no es usura calificada en la legislación? Y si hablamos de reformas bancarias hay todo un despliegue de lobbies o especialistas en cabildeo, para convencer a partidos y legisladores en las cámaras con todo tipo de ofertas, para detener cualquier ley que ofenda con el pétalo de un artículo, a los bancos y banqueros y cuidado y un reportero escriba contra ellos ni un anuncio en el medio para callar las protestas, ¿se imaginan cuando pagan en anuncios? Más mucho más que en campañas políticas. Y de los préstamos al gobierno ni hablar.

Hoy son los Bancos, los mismos intocables dueños de vidas y haciendas en el mundo, con injusticias, usuras, desigualdades, abusos, contra los que las sociedades han hecho sus revoluciones pero ahí están y siguen presentes. Los mismos que durante muchos años cobraron intereses superiores a los que se pagan en otros países.

Son los mismos rescatados con el famoso Fondo Bancario de Protección al Ahorro FOBAPROA que nos endeudó y seguimos pagando y que los Chicago’s boy de la universidad de Yale, argumentaron que dejarlos caer sería la debacle nacional. No son los mismos banqueros que obligaron a los países árabes a vender su petróleo pero que sea pagado solo con dólares, los mismos dólares que por los Acuerdos de Bretton Woods, donde se adopta el dólar estadounidense, como divisa internacional, condicionado a que la Reserva Federal de Estados Unidos respaldara la emisión de dólares con oro y es Francia el primer país con grandes reservas en dólares, que exige a EEUU cambiarlos, por el supuesto oro que le respaldaba y EEUU se niega, con lo que evidencia la fragilidad del dólar.

El tema, es mucho más amplio y pega hasta nuestro país, lo que refleja en los Bancos a nivel mundial, una revolución postergada, no sabemos hasta cuándo. Hasta que las sociedades sean más evolucionadas y se revelen o hasta cuando, al menos, se detendrán los abusos de los Bancos en México. La solución inmediata es fortalecer a instituciones como la CONDUSEF, finalmente directa o indirectamente los bancos son socios ganadores de todos sectores público y privado, son una concesión del gobierno sin regulación con criterio social y solidario con todos los sectores, cobran intereses usureros que hay que regular, disfrazan sus ganancias frente al fisco, no hay control sobre el comportamiento de su personal ni tienen sindicatos, con lo cuestionable que son, pero es tiempo de poner orden a la sufrida exigencia social de los usuarios.

Hoy son los Bancos, los mismos intocables dueños de vidas y haciendas en el mundo, con injusticias, usuras, desigualdades, abusos, contra los que las sociedades han hecho sus revoluciones pero ahí están y siguen presentes.

sadot16@hotmail.com

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.