Gerardo Reynoso, titular de noticieros en Radio Turquesa | @G7Reynoso

Las posibilidades de la actual Presidenta Municipal de Cancún Mara Lezama, para reelegirse, son muchas. Incluso un gran segmento del oficialismo se ufana constantemente de que Lezama Espinoza, es la elegida.

Esto último se debe principalmente a dos cuestiones: La parte coyuntural, popularidad y carisma que tiene la actual alcaldesa

Hay que explicar que la parte coyuntural que rige a Mara Lezama, ella misma la ha construido a pesar de su corto tiempo de vida política, ya que ha sabido interactuar, actuar y hasta fingir con todos los sectores políticos del estado y parte de la esfera nacional.

En tanto, su popularidad si bien es cierto que la catapulta cada vez que habla o tiene un micrófono en frente, también ha significado que sus círculos más cercanos sean aduladores expertos en endiosarla políticamente y no señalarle errores, posibles problemas e incluso temas torales que representan negativos para su administración.

Y esto es el peor error de Mara Lezama

Más allá de los señalamientos sobre corrupción que incluso ya han sido desdeñados a nivel nacional, existen otro tipo de cuestionamientos sobre si en realidad, el gobierno municipal de Cancún funciona a favor de la ciudadanía, tal y como supone el manual de MORENA y la 4 transformación.

La falta de capacidad de muchos funcionarios municipales que conforman el equipo de Mara Lezama, está muy probada. La mayoría de ellos, producto de inexperiencia y carentes de conocimiento. Otros, reciclados de administraciones anteriores que configuraron un esquema de corrupción de gobiernos pasados.

Un ejemplo de esto es Heyden Cebada, quien fue director de Desarrollo Urbano en el gobierno de Francisco Alor y artífice de “modificar” con alevosía y ventaja los usos de suelo del desarrollo turístico llamado Puerto Cancún, proyecto que originalmente – los planos cartográficos así estaban firmados y fechados – ni remotamente contemplaban la densidad que hoy tiene ya el lugar.

Otros ejemplos podrían ser el “famoso error” de enero del 2020, con el cual Mara Lezama justificó el incremento de 400 por ciento en el servicio de recolección de basura a comercios y que terminó sin responsables, ya que “alguien” de la administración municipal por “error” modificó la ley de ingresos del municipio y posteriormente otro “error” en la comisión de Hacienda del Congreso (a cargo de José de la Peña) originó que apareciera un proyecto de contenedores de basura que iban a ser un negocio lucrativo para unos cuántos.

Un ejemplo más lo encontramos en el Comité de Movilidad de la Secretaría de Ecología y Desarrollo Urbano, organismo que no aprobó ni valido desde noviembre del 2019 la polémica glorieta de la entrada de Puerto Cancún que ahora causa estragos viales en la entrada de la zona hotelera.

El proyecto de la glorieta ni siquiera tenía estudios de viabilidad. Y por “error” nadie le explicó a la alcaldesa Mara Lezama que lejos de ser beneficioso para el corazón turístico del municipio, el proyecto no debía ser aprobado.

Y como este tipo de cuestiones, hay muchas a diario en la administración del gobierno de Cancún, producto de aduladores que prefieren entrampar a su presidenta municipal, con errores que ya no tienen que ver con guerra sucia o señalamientos políticos de facto.

BEMOLES

Descaro… es el que muestra Raymundo King de la Rosa, quien en marzo del 2017 se llenaba de pundonor la boca al sostener que: Corruptos y traidores van a la cárcel y a MORENA…. 4 años después se quiere sumar a las filas del morenismo, siendo señalado precisamente por ambas afirmaciones salidas de su corazón político enfundado en su traje priista.

Troya… es en lo que se puede convertir Cristina Torres, quien se ha metido a las filas de MORENA y amenaza con mover todo lo edificado en el movimiento dentro de Quintana Roo.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.