El poder es cíclico, cambiante, de saltos inesperados y caídas insólitas. A un año de haber comenzado el gobierno de la llamada Cuarta Transformación, encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, empieza a quedar claro quiénes son los personajes que representan más poder en estos nuevos tiempos para México.

Es indispensable aclarar que el análisis del ejercicio del poder no pasa necesariamente por el tamiz económico. Así pues, puede haber quien sea un potentado económico, más no necesariamente represente un espacio de poder. Por el contrario, puede haber quien económicamente no represente casi nada, pero políticamente tenga en sus manos la fuerza del Estado suficiente para desafiar al más rico del momento.

Dicho lo anterior, en esta edición especial de nuestra revista CÍRCULO ROJO nos hemos dado a la tarea de integrar un análisis en el seno de nuestro consejo editorial para definir en los nuevos tiempos que corren en nuestro país, quienes son esos que amasan más poder.

Por lo cual hemos procurado integrar una lista plural cimentada en un análisis subjetivo, dado que, en las perspectivas del poder, no existen métricas objetivas y las que hay, se limitan muchas veces a alcances económicos o a alcances que definen números de personas sobre las cuales se tiene determinada influencia. Por lo tanto, como toda lista integrada de manera subjetiva, queda siempre el hueco crítico, espacio abierto para señalar que alguien sobra, o que alguien falta, sin embargo, hemos hecho lo mejor que hemos podido, esperando que para nuestros lectores sea útil y sobre todo interesante.

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

Evidentemente el hombre más poderoso de México es el presidente Andrés Manuel López Obrador. En el caso particular de AMLO, no solamente se trata del presidente de la República, sino del hombre que encabeza un movimiento político insólito, que él mismo ha definido como: la cuarta transformación. Además, es un hecho insólito el que AMLO haya llegado a la presidencia siendo el hombre más votado en la historia, pero, además el que mantiene los índices de aprobación más altos aún habiendo transcurrido más de un año de gobierno, manteniéndose sistemáticamente por encima del 70% de aprobación. Sin dudas, es el presidente más poderoso de los últimos 20 años, y el que mayor ejercicio público y real hace del poder; basta verlo cada mañana en sus conferencias de prensa, como va dictando la agenda política del país y además construye con sus palabras el prestigio de alguna persona, o quien bien también lo puede destruir en unos segundos con un comentario. Indispensable es pues recordar que el poder es efímero, y el señor presidente tiene la gran responsabilidad de mantener su poder, su prestigio y su liderazgo, en los mismos rangos que lo ha hecho hasta ahora.

MARCELO EBRARD

Usualmente en un gobierno federal titular de la Secretaría de Gobernación aparecería como el número dos del Gobierno, sin embargo, en estos nuevos tiempos donde todo ha cambiado, tal parece que el número dos del poder, lo disputan varios personajes, entre ellos el secretario de relaciones exteriores, Marcelo Ebrard. Viejo compañero de diferentes aventuras y retos políticos de AMLO, Ebrard es uno de los pocos políticos profesionales de gran trayectoria y colmillo que se han integrado al gabinete federal. Ha resuelto la crisis de los migrantes, que capoteado con el asilo político de Evo Morales ha salido victorioso. Para nadie es un secreto que, a pesar de que el actual sexenio apenas comienza, en los tiempos de los políticos, la sucesión comienza desde el primer minuto en el que inicia el sexenio. En este contexto Marcelo Ebrard y los suyos, parecen estar trabajando discretamente, pero con estrategia y tenacidad pensando ya en el año 2024. Todos debemos de recordar qué Marcelo fue el leal sucesor de AMLO en el año 2012 al frente del Gobierno del extinto Distrito Federal.

 

LUIS CRESCENCIO SANDOVAL

El General secretario de la defensa Nacional, es en este actual gobierno federal, otro de los hombres que, junto con Marcelo Ebrard, disputan el número dos en el poder. Y es que el presidente Andrés Manuel López Obrador, parece haber descansado en la Secretaría de la defensa y de responsabilidades que en otros tiempos correspondían a la Secretaría de gobernación o a seguridad pública, e incluso a la secretaría de comunicaciones y transportes. El general Luis Crescencio Sandoval, ha atendido junto con su equipo, las crisis de la lucha contra el robo de hidrocarburos, la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, y parece compartir junto con el secretario de seguridad pública, Alfonso Durazo, el mando en la estrategia Nacional de seguridad. Difícilmente podemos encontrar en tiempos recientes de nuestra historia un secretario de la defensa que haya concentrado tantas responsabilidades y tanto poder.

 

JULIO SHERER IBARRA

¿Alguien sabe quién es Misha Leonel Granados? Seguramente usted que nos lee no lo recuerda. Él era el consejero de la Presidencia con Enrique Peña Nieto. ¿Relevante? ¿Poderoso?, ¡Para nada! Pero como bien dicen, el cargo no hace al personaje, el personaje hace al cargo. En este caso, Julio Sherer, es sin lugar a dudas el hombre tras el poder de la presidencia, que con absoluta discreción ha amasado un inmenso poder político, lo mismo tejiendo alianzas con partidos tan disímbolos a MORENA como el Partido Verde, que hilvanando con el Congreso una serie de reformas o con la Suprema Corte el acomodo de posiciones. Julio Sherer es de esas figuras que saltaron del discreto anonimato que los colocaba en otra esfera diferente a la del presidente, para convertirse en uno de los hombres más influyentes del actual gobierno federal.

 

SANTIAGO NIETO CASTILLO

El caso de Santiago Nieto Castillo es muy similar al comentado anteriormente sobre Julio Sherer. Se trata de un personaje político que ha cultivado y a la vuelta de un año cosechado un inmenso poder en el espectro del gobierno federal. Como titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto ni siquiera debería de ser una figura mediática, su delicada responsabilidad y los alcances de su cargo, harían creer que requiere de una gran discreción. Sin embargo, como tantas otras cosas que han cambiado, Santiago Nieto Castillo se ha convertido ya en una figura emblemática dentro del actual gobierno. En diferentes ocasiones se le ha visto en las conferencias de prensa del presidente, dando información de cuentas congeladas, investigaciones a empresarios y políticos del viejo régimen, en poder Nieto Castillo es como una especie de zar anticorrupción. Aunque los enterados dicen que más que un talento técnico para este puesto, lo que Castillo tiene es una habilidad política, desde la cual está construyendo la candidatura para una gubernatura que tiene en la mira. Sea lo que sea, Santiago Nieto se ha erigido ya como una figura de gran poder en este año 2020.

 

ALFONSO ROMO

Si bien es cierto que Alfonso Romo Garza no es de los consentidos en el gabinete federal, es el único que conjunta una posición de poder excepcional: lo mismo que representa una inmensa cercanía con el poder presidencial, que un gran poder económico en su condición ya de millonario. Muchos dicen que el presidente le hace muy poco caso. Otros empresarios recuerdan, durante la campaña el mismo poncho, como le llaman, les prometió que el nuevo aeropuerto de la ciudad de México no sería cancelado. Genio de mil tempestades, Romo Garza, ha logrado mantenerse firme y desde su posición ha ido acomodando fichas, hecho acercamientos y jugado también a la política. Es indispensable recordar que se trata de un hombre que llegó haciendo millonario al poder, y que ahora conjunta la incidencia del poder político con el calor del poder económico. Su futuro es incierto, pues en la política no se le ve a él como una carta fuerte, pero en lo económico, no cabe duda de que Romo se fortalecerá mucho más como empresario, y eso, sin siquiera, por supuesto robar un peso, sino solo por el hecho de todas las relaciones, información y vínculos que desde su posición como titular de la Oficina de la Presidencia él tiene.

 

RICARDO SALINAS PLIEGO

Ricardo Salinas es de esos hombres que tienen la habilidad de adaptarse a cualquier momento y circunstancia. Su familia ha amasado una respetable fortuna dedicándose a la venta de muebles y electrodomésticos, pero cuando le tocó a él su turno para dirigir el negocio familiar, pensó en grande, transformó el negocio, y hoy, es uno de los empresarios más ricos de México. Grupo Salinas es dueño de Elektra, Banco Azteca, Televisión Azteca, entre otros negocios, financieros, inmobiliarios y del sector energético. En diciembre ese 2018 fue nombrado por el presidente como uno de los miembros de su Consejo de Asesores. A diferencia de otros empresarios que durante años mantuvieron una animadversión pública con Andrés Manuel López Obrador, él siempre supo mantenerse con una discreta cercanía que le valió ese nombramiento como consejero directo del presidente y la posibilidad de ofrecer diferentes servicios de sus empresas al gobierno federal. Hoy en día, Ricardo Salinas se presenta como uno de los hombres más poderosos de México, por su fortuna económica, su poder político al ser el dueño de una de las televisoras más importantes del país y el hecho de pertenecer al Consejo personal del presidente López Obrador.

 

CARLOS SLIM HELÚ

Carlos Slim es el hombre más rico de México, y eso le hace de manera natural un hombre inmensamente poderoso, pero Carlos Slim tiene una característica especial, no se esconde tras la arrogancia de su fortuna, ni se distancia del ejercicio del poder colocando ejecutivos que intermedien con él. Slim hace lo que los mexicanos decimos “agarrar el toro por los cuernos” o “arremangarse las mangas de la camisa”, él y nadie más es quien al final del día representa a su grupo empresarial ante el presidente López Obrador. A pesar de las diferencias tenidas en el pasado, ha tenido la habilidad de reconstruir su relación con los integrantes de Cuarta Transformación. Difícil parecería esto viniendo de un magnate al cual, si bien no le regalaron nada, pues es un hombre de trabajo, sí es un Beneficiario directo de las llamadas políticas neoliberales, principalmente al haber sido su grupo el que consiguiera hacerse de la licitación de beneficiario directo de las llamadas políticas neoliberales de Teléfonos de México en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. El ingeniero, como le dicen sus cercanos, tiene y mantiene contacto directo con el presidente López Obrador y su grupo sigue ganando licitaciones en los rubros de construcción y manteniendo las que tiene en el sector energético, entre otros. Sin duda un hombre de gran poder que está a la cabeza de nuestra lista del año 2020.

 

CARLOS HANK GONZÁLEZ

Si algún vidente hubiese pronosticado hace 30 años que habría en México para el año 2020 un gobierno de izquierda encabezado por Andrés Manuel López Obrador, en aquel entonces el enemigo número uno de Carlos Salinas de Gortari (presidente de México en ese tiempo) y si ese mismo vidente hubiera dicho que en este gobierno del futuro, habría un consejo privado del presidente integrado por empresarios donde estaría el nieto del Profesor Carlos Hank González como miembro prominente, cualquiera habría pensado que ese vidente era todo menos alguien que pudiese vislumbrar el futuro. Sin embargo, la vida da muchas vueltas y en política no hay enemigos externos, ni alianzas que duran para siempre. Insólitamente para quienes conocen bien la historia de la familia Hank, el presidente López Obrador integró a su consejo empresarial a Carlos Hank González, presidente de Grupo Financiero BANORTE. Similar a lo ya mencionado sobre Ricardo Salinas Pliego, el hecho de ser uno de los hombres más ricos de México, pero al mismo tiempo ser integrante del círculo cercano de asesores del presidente, hace que funcione el poder económico con el político. Paradójicamente una de las críticas más grandes que López Obrador ha hecho en el discurrir del tiempo, ha sido esta fusión del poder del dinero con el poder de la política, involuntariamente él ha empedrado a ciertos empresarios al integrarlos en su círculo de aseso

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.