Tal vez una buena acción de una persona no pueda cambiar el mundo, pero con seguridad una buena acción puede hacer cambiar el mundo de una persona.

Así le ocurrió a Sara Tah Ramírez, es ante todo una mujer muy trabajadora. Ella vive en la colonia Forjadores de Chetumal. Cuando se vio en la necesidad de sacar adelante a su familia, como pudo, montó una tienda de abarrotes en su casa. Afortunadamente le ha ido bien, pero le podría ir mejor. Pero para eso necesita más capital para invertir.

Por años tocó las puertas del gobierno estatal en busca de alguien que le apoyara, o cuando menos que la orientara. Desgraciadamente nunca se le abrieron las puertas, y en ocasiones, hasta era rechazada por su condición de madre soltera.

Cuando estaba a punto de rendirse y conformarse con ir saliendo al día. Había escuchado en campaña que el hoy gobernador Carlos Joaquín estaba decidido a apoyar a las mujeres. Pensó que se trataba de otra promesa, de otro político, que lo único que quería era el voto.

Pero su desolación poco a poco se fue transformando en esperanza, cuando escuchó que se realizaría la audiencia pública “Platícale al Gobernador”. Se volvió a vestir de decisión, y fue a formarse para solicitar la ayuda. Y la esperanza se le transformó en alegría cuando le dijeron que sí, que la apoyarían.

Hoy esa felicidad es realidad. Pues Sara es una de las primeras 400 mujeres a las que el gobierno estatal les apoyará con un crédito a la palabra para que puedan emprender o mejorar sus ideas de negocio.

Cada proyecto recibe un financiamiento de hasta cinco mil pesos; 200 corresponden a beneficiarias de Othón P. Blanco, 100 de Bacalar y 100 de Felipe Carrillo Puerto. Y habrá 400 beneficiarias más.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.