19.4 C
Mexico City
jueves, septiembre 29, 2022

LA REINA DE DINAMARCA RETIRA TÍTULO REAL A SUS NIETOS

Margarita II de Dinamarca, única reina de...

INVESTIGAN AMENAZA DEL PADRE DE MAURICIO TABE A TRABAJADOR

Se hizo viral la reacción de Daniel...

LA PRIMERA PANTALLA QUE SE “ESTIRA”

El CEO de Samsung Display, la subsidiaria...

Los Sueños…

ColumnasLos Sueños...

Ahora que vienen los cuentos aterradores y otros misteriosos, es hora de contar uno de mis tantos sueños de horror.

Por cierto, pronto podrán tener en sus manos mi cuarto libro: «Cuentos Cortos, Sueños Largos».

Era de noche, una noche más oscura de lo normal, una calle larga y solitaria, sobre ella, caminaba un pequeño de tan solo 5 años de edad, completamente solo, pero con tranquilidad.

Al verlo a detalle, descubro que soy yo. De repente y de la nada, se escucha una voz, con un eco ensordecedor, que dice ¡Hey, Tito!, era como me decían de niño.  Era una voz femenina, bastante familiar, pero me resistía a voltear para ver de quien se trataba.

Insistió nombrándome, una y otra vez, con más insistencia. El miedo, ya totalmente apoderado de mí, me hizo voltear lentamente, aunque la voz me resultaba conocida y era dulce, no me fiaba. Llegó el momento en que volteé para al fin encontrarme con esa voz que me inquietaba tanto. La vi, me vio asustado, nervioso, agitado, totalmente vulnerable en aquella calle despoblada y vacía. Se trataba de mi madre, al tiempo que volvió a llamarme, con su dulce voz como el canto de una sirena de un cuento.

De una manera serena y llena de paz, me dice, «Tito, no tengas miedo, mi amor. Ven conmigo».

Resplandecía su figura celestial, brillando en la oscuridad y elevada veinte centímetros del suelo. ¿Cómo podría estar volando?

Me cuestionaba en silencio, mientras yo estaba inmóvil.

Volvió a llamarme y por fin reaccioné, corrí hacia sus brazos estirados, en los que me urgía envolverme y sentirme seguro, pero estando ya por llegar a ellos, su cara se transformaba.

Se transformaba en una horrible bestia, un monstruo el cual estaba a punto de atraparme…

Desperté angustiado, sudando y temblando de miedo, al tiempo que me daba cuenta que había sido solo un sueño, un aterrador sueño que se hizo recurrente hasta muchos años después.

¿Y tú, tienes algún sueño así? ¿Aterrador?

O como diría el famoso Dross, ¿Perturbador?

Cuéntame tus sueños en mi cuenta de Facebook: Dionisio Hinojosa

O bien, mándame un email a: nichohinojosaof@gmail.com

Buenas noches y.… dulces sueños.

Otro contenido