Por: Julio César Silva Cetina | @JulioCsarSilva | @PalcoQR | jsilva@palcoquintanarroense.com

Todo parece indicar que el ex gobernador Mario Villanueva Madrid pasará las fiestas decembrinas en el rancho “El mostrenco”, la icónica propiedad de su familia que se ubica en la antigua carretera que comunica a Chetumal con el balneario de Calderitas.

Lo que sea que se haya comido solo el ex gobernador o que no haya compartido con Ernesto Zedillo, el presidente que ordenó construir la acusación en su contra; lo que sea su culpa, ya lo pagó con creces y los astros se están alineando favorablemente para llevarlo de vuelta a su casa, donde terminaría de purgar su condena.

La ley le da esa posibilidad.

Incluso, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo hace unos días que hay trámites encaminados para ello.

Pero, en caso de que se complique por la decisión unipersonal de un juez de Toluca que, según el propio Villanueva Madrid, le tiene mala fe, está en proceso de creación una ley de amnistía a la que se podría acoger.

Además, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Quintana Roo, Edgar Gasca Arceo, de Morena, dijo que ya hay un acuerdo de todas las fracciones parlamentarias, para crear una comisión que dé seguimiento al caso del ex gobernador y lo ayude a que pueda obtener el beneficio de la prisión domiciliaria.

Desde mayo de 2001, cuando fue aprehendido y se convirtió en trofeo del gobierno de Vicente Fox, Villanueva Madrid ha pasado por diversas cárceles. Incluso, ya purgó una condena por “lavado” de dinero en Estados Unidos y sus supuestos cómplices, a los que presuntamente apoyó promoviendo el narcotráfico cuando era gobernador, todos ya salieron de la cárcel, varios exonerados, beneficiados por la mala integración de los expedientes.

En todo este tiempo vivió de todo. Incluso, el implacable fiscal antidrogas que lo persiguió, Mariano Herrán Salvatti, se convirtió después en su abogado defensor antes de fallecer hace dos años.

El ex panista Diego Fernández de Cevallos siempre criticó la manera en que Villanueva Madrid fue exhibido públicamente, pues consideró que se violaron los derechos humanos del ex gobernador.

La primera acusación de narcotráfico en contra de Villanueva Madrid se hizo desde la tribuna de la Cámara de Diputados en voz de Porfirio Muñoz Ledo en 1997.

Veintidós años después, Muñoz Ledo ha vuelto a tener una voz protagónica en la Cámara de Diputados y Mario Villanueva está cerca de “El Mostrenco”, a solo diez kilómetros desde el Cereso de Chetumal.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.