México aceptó que migrantes de terceros países que solicitan asilo en Estados Unidos puedan permanecer o regresar a su territorio mientras gestionan sus solicitudes.

Fue una decisión histórica para México, que tradicionalmente se niega a permitir el regreso de migrantes que no sean mexicanos.

La Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana dijo que la medida era temporaria y obedecía a razones humanitarias.

En un comunicado, la cancillería informó que el Gobierno de Estados Unidos comunicó que su Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) tiene la intención de implementar una sección de su ley migratoria que le permitiría devolver a extranjeros, no mexicanos, a nuestro país para que aguarden en México el desarrollo de su proceso migratorio.

A lo que, señaló la SRE, que México reafirma su derecho soberano de admitir o rechazar el ingreso de extranjeros a su territorio, en ejercicio de su política migratoria.

El Gobierno estadounidense del presidente Donald Trump ha enfrentado un fuerte aumento de las solicitudes de asilo y límites a su capacidad de detener solicitantes.

FUENTE: ELFINANCIERO.MX

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.