El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, calificó de “agresiva” la advertencia del presidente Donald Trump, de enviar a su Ejército a la frontera con México para frenar la caravana migrante.

Aunque admitió que “hay un grave problema en la frontera sur de México”, por el flujo migratorio y la caravana proveniente de Guatemala y Honduras, sostuvo que el gobierno mexicano “no aceptará presiones” y consideró que la actitud del presidente estadounidense se debe a las “elecciones intermedias” en su país, por lo que sus declaraciones tienen “intereses políticos”.

Al comparecer ayer ante la Cámara de Diputados, expuso a los legisladores que “lo primero es advertir lo que está ocurriendo y que no sean presa de un engaño, de que esta caravana migrante se da justamente en una circunstancia en la que se está discutiendo en el país del norte una elección intermedia”.

“Nosotros no vamos a enviar a las Fuerzas Armadas, lo que hicimos fue decir al gobierno guatemalteco que quien se encarga de cuidar las fronteras es su ejército. Nosotros enviamos personal de Migración y solicitamos a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que nos auxilie en la llegada, seguramente en las próximas horas, de una gran cantidad de connacionales centroamericanos”, sostuvo.

“Rechazamos cualquier intento de presión a cambiar nuestro marco legislativo, porque no lo vamos a hacer en materia migratoria, a aplicar lo distinto; esa es una decisión de los mexicanos y va en función de respeto a los derechos humanos”, remarcó.

Por otro lado, Navarrete Prida informó que el gobierno mexicano “solicitó formalmente al secretario general de Naciones Unidas que, a través del Alto Comisionado para Refugiados, nos acompañe en este proceso de identificación y de ayuda” a la caravana de migrantes de Centroamérica.

Explicó que el apoyo es para “ver a quiénes se les da esta condición de refugiados. No le vamos a servir al gobierno norteamericano para constituirnos como tercer país seguro, o poner un centro de detención de refugiados”, sostuvo.

Insistió en que “no lo va a hacer el gobierno de México, y sí vamos a estar apoyando a nuestros connacionales, ya sean mexicanos o de países amigos de Centroamérica en este momento, ante actitudes xenófobas”.

“Los tuits creo que son muy claros y la respuesta también es extraordinariamente clara. Las próximas horas van a ser definitorias de lo que suceda”, dijo a diputados.

Precisó que “la posición del gobierno mexicano, que además decidió hacerse pública a través de comunicados, es primero reconocer la migración como un derecho humano y reconocer que el fenómeno migratorio obedece a causas estructurales, ya sean humanitarias o laborales”.

Además, “decir que al migrante, como población vulnerable, no se le engañe diciéndole una promesa que difícilmente en la condición en la que se encuentra ahorita, su expectativa de llegar a introducirse a Estados Unidos es compleja y difícil”.

Informó que “México, en las próximas horas, tendrá el arribo de un muy buen número de connacionales centroamericanos en condiciones vulnerables; por eso se reforzó la frontera sur, no con elementos del Ejército, que tienen tareas propias, y además de las cuales estamos muy agradecidos, sino con elementos de migración y de la Policía Federal”.

FUENTE: ELFINANCIERO.MX

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.